Coaches de la ofensiva

heachcoach hablando con el quearterback

Heachcoach hablando con el quearterback

Los coaches de los ofensiva tienen responsabilidades muy claras para que el equipo ofensivo funcione como una máquina de anotar.

 

Si has visto algún partido en la televisión, o participado en algún equipo que esté al menos medianamente bien organizado, te darás cuenta que en el equipo de coaching —los coaches detrás de los jugadores— de este deporte se practica aquella máxima de “divide y vencerás”, en sentido positivo, pues desde hace mucho tiempo se han dado cuenta que descentralizar las labores de entrenamiento es una muy buena decisión.

Probablemente has escuchado hablar del coordinador ofensivo, el entrenador de línea, o el de quarterbacks, pero, ¿qué es lo que hace cada uno de ellos? Es momento de responder esas preguntas para entender un poco más de este ajedrez humano que es el futbol americano.

En este post sólo hablaremos de los coaches involucrados en la ofensiva, pero como siempre, esta información se irá ampliando con nuevos posts y con tus comentarios.

 

Coordinador ofensivo

Esta persona está a cargo de los jugadores ofensivos. De los coaches ofensivos, generalmente es el que elige las jugadas y se las comunica a los mariscales de campo.

El coordinador ofensivo tiene qué formular el plan ofensivo que se desarrollará durante un partido, en base a estudios, videos, scouting, etc., y también tendrá que ajustar el mismo si durante el partido el plan que definió no resulta como lo pensaba. Además interactúa con el headcoach en la planeación del entrenamiento para desarrollar nuevas jugadas, y perfeccionar las existentes.

Generalmente, al menos en la NFL, esta persona está situada en una cabina en la parte superior del estadio, desde la que puede ver las formaciones defensivas. Desde esa cabina es desde donde manda sus jugadas hasta los receptores de radio que tienen los mariscales de campo en el casco.

 

Coach de quarterbacks

Está encargado de monitorear los aspectos físicos y mentales del juego de un mariscal de campo. Durante los entrenamientos, es el encargado del esquema de entrenamiento de este jugador: trabajo de pies, reflejos, visión periférica, mecánica de lanzamiento, técnica, etc.

A través de su tutela, durante los entrenamientos, y con la obligación de estar consciente de que los partidos no se ganan sólo con los pies y manos, también se asegura de que su pupilo conserve la forma mental que lo llevará a echarse a su equipo a los hombros e ir más allá de sus capacidades físicas.

 

Coach de línea ofensiva

Brett Favre, el legendario quarterback, no hubiera podido acumular sus 71,838 yardas por aire durante su carrera sin una buena línea que lo respaldara y cuidara. Emmitt Smith, corredor que más yardas ha acumulado durante su carrera (18,355 para ser exactos), no hubiera logrado todo eso de no ser por la línea ofensiva.

El coach de la línea ofensiva se encarga de que esta magia suceda: logra que la línea ofensiva funcione como un equipo campeón de nado sincronizado.

Generalmente tiene un buen entendimiento del juego terrestre del equipo. Este coach también le hace sugerencias al coordinador ofensivo en cuanto a las jugadas que él considera que podrían funcionar, en base a las fortalezas y debilidades de su línea.

 

Headcoach

El gran queso. El que lleva las riendas de la calandria. El chofer del camión en el que va todo el equipo. Si choca, será el culpable, y si lleva a sus pasajeros sanos y salvos, a él llegarán los halagos y agradecimientos. Mientras que los demás coaches ven el árbol, el headcoach tiene qué ver el bosque.

Generalmente su tendencia está cargada a algún lado del balón (ofensiva o defensiva), situación que también lo habilita para fungir como coordinador defensivo u ofensivo, con lo que puede mandar él las jugadas en vez de este otro coach.

El headcoach debe preocuparse que todo marche bien. En gran parte, de él también depende el ambiente que se viva en el locker, factor que puede influir mucho durante los partidos.

Es cierto que es el que tiene el salario más jugoso de entre los entrenadores, pero es justo por toda la responsabilidad y presión que recae en sus hombros, pues a fin de cuentas, él tiene la última palabra en cuanto a las cosas que suceden en el campo, y es el que dará la cara en situaciones favorables o complicadas para el equipo.

 

Aunque son los jugadores los que se llevan los golpes en el campo, los coaches son generalmente la primera razón de que un equipo fracase o triunfe, pues mientras hagan bien su trabajo y sepan aprovechar y perfeccionar las fortalezas de sus jugadores, y cubrir y resolver sus debilidades, el equipo irá por buen camino.

 

* Imagen vía Flickr, por eagle102.net, CC-BY-2.0

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario