El coach (en futbol americano y tocho bandera)

El coach junto a su equipo de futbol americano

El coach junto a su equipo*

Creo que todos sabemos qué es un coach, aunque para cada uno, al final, sea un poco diferente. La imagen que se me viene a la cabeza es la de un hombre con aires de rigidez y en ropa deportiva, ubicado en algún campo de entrenamiento al aire libre. En mi experiencia un coach es mucho más que alguien viéndote jugar desde la banda.

 

El significado de coach es más amplio

Empecemos por el principio: qué significa la palabra coach.

La traducción de Google dice que la palabra coach en español hace referencia a un: entrenador; profesor particular; y también a vagón, carroza, y otras palabras que, como las últimas dos, están fuera del contexto del futbol americano y el tocho bandera.

Entonces la definición dice que se trata de un instructor o entrenador atlético. Los sinónimos encontrados en el traductor son: trainermanagerteachertutormentorgurú.

No sé si así sea en otros deportes, pero en el futbol americano y en el tocho, un coach es todo lo ya mencionado (a excepción del vagón y la carroza), es decir, un instructor atlético, un maestro, un gurú, y además es parte de tu equipo, también un amigo, un consejero y, a veces, hasta un padre.

Cada coach es diferente, cada uno tiene su propio estilo de enseñar, su forma especial de gritar, regañar o motivar.

A veces nos hacen sudar a mares, nos dicen que “arriesguemos físico”, nos ponen arduos ejercicios para mejorar atléticamente o algunos que, en ocasiones, sólo son para su diversión (como hacer ciertos drills diciendo “cuack”) u otros para divertirse viendo cómo luchamos contra nuestra falta de coordinación.

 

Mis coaches

En mi corta vida de tochera, he tenido cuatro coaches que estoy segura no olvidaré, ni lo que he aprendido de ellos: desde cómo correr correctamente, o ser mejor receptora, hasta el no rendirme, cómo cuidar de mis lesiones, ser mejor defensiva, ser agresiva (cuando se requiere), a tener más disciplina, a ser más paciente, a controlar emociones, en fin, a ser mejor jugadora.

Es cierto, he aprendido más de algunos que de otros, y cosas diferentes de cada uno, han estado en diferentes momentos, algunos se han ido y luego han vuelto, sin embargo, agradezco a todos porque, sin importar si fueron días, meses o años no sólo me han enseñado a desarrollarme como jugadora, han hecho mucho más que eso, y lo siguen haciendo.

Han tenido más influencia en mí de la que se puedan imaginar y mi aprecio por ellos es mucho mayor del que haya demostrado.

Para finalizar, creo que una lección de las más importantes que me ha dejado uno de ellos, es que la vida es como el juego, es decir, lo que se aprende en el campo, lo aplicas en la vida, y cada día que pasa me doy cuenta lo cierto que es esto.

 

Sin duda un coach es todo eso que el traductor mencionaba, sin duda también es más, tal vez un poco más de lo que a veces se puede expresar.

 

*Imagen via Paxabay, bajo CC0 1.0

Acerca de Paola Morán

Paola es estudiante de artes visuales para la expresión fotográfica en la Universidad de Guadalajara (CUAAD). Desde el 2010 juega tocho bandera. Y tiene gusto por la escritura narrativa. Colabora como blogger en Yarda35 desde el 2013 y trabaja como promotora y fotógrafa deportiva en Artefacto, agencia cultural.

Deja un comentario