El headcoach de futbol americano

El headcoach Víctor Muñoz dirige desde la banda

El headcoach dirige desde la banda

A pesar de que el headcoach de futbol americano no está en el campo de juego, el control de las acciones, el diseño de las jugadas y las decisiones están todas en sus manos.

El coach (en futbol americano y tocho bandera)

El headcoach: autor intelectual

Sí… tal vez lo que más disfrutas es saltar sobre los esquineros y los safeties en la zona de anotación, y desde el piso voltear a ver al árbitro, levantar ambas manos y marcar tu anotación… o tal vez te gusta más disparar hacia el mariscal de campo y taclearlo detrás de la línea de golpeo, antes de que pueda lanzar el balón… o correr la bola buscando los bloqueos de tus compañeros de equipo y los huecos en la línea. O por qué no, lanzar el pase de touchdown en esa última jugada que te hará ganar la final del campeonato, mientras la tribuna corea tu nombre y tu número.

Por otro lado, tal vez disfrutes más ser el cerebro que está detrás de todo… el autor intelectual de lo que sucede en el campo, si es así, probablemente disfrutes más analizar a tu contrario para después hacer los ajustes necesarios para que tu ofensiva pueda atacar, y tu defensiva pueda defender: probablemente a ti te gusta diseñar esas jugadas que vencerán a la defensiva rival.

Tal vez lo que tú quieres es convertirte en coach.

Pero, ¿qué es lo que necesitas para lograr tu propósito? Vamos a intentar resolver ese misterio: las artes ocultas del entrenador en jefe.

Coaches de la defensiva

Perfil de un entrenador en jefe

El coach junto a su equipo de futbol americano

El coach junto a su equipo*

Si pudiéramos armar un buen headcoach de futbol americano a nuestro antojo, de seguro haríamos uno que tuviera por lo menos los siguientes rasgos:

Coaches de la ofensiva

Líder

Si enumerara estas características en orden de importancia, sin lugar a dudas, éste tiene que ser el primer ingrediente.

Un buen headcoach es un líder, es alguien a quien los demás siguen y admiran.

Definitivamente los entrenamientos tan exigentes como los del futbol americano son más fáciles de soportar cuando se está inspirado, y esa inspiración viene, principalmente, de tu entrenador. Por supuesto, este rasgo requiere que el coach predique con el ejemplo. Recuerda: la palabra convence, pero el ejemplo arrastra.

 

Paciente

Después de unos cuantos años de practicar este deporte y/o entrenar a un equipo, no hay nada más desesperante que enseñarle a un novato que se siente como la próxima estrella de la NFL, aunque nunca en su vida se haya equipado.

Sin embargo, un buen entrenador aprovecha este momento y sabe usar esta inercia para moldear a un novato desde cero, y se beneficia del hecho de que no tenga vicios aún, explicándole y mostrándole las veces que sea necesario.

 

Justo

Un buen coach sabe que si el mejor jugador de su equipo faltó a todos los entrenamientos, no tendrá mayor derecho de jugar que los aquellos otros jugadores que no son tan buenos pero que estuvieron toda la semana en los entrenamientos estudiando el sistema y sudando el jersey con sus compañeros.

Un buen headcoach sabe decidir de manera justa.

 

Disciplinado

Es imposible ser un buen entrenador cuando no se tiene una cultura de la disciplina. No les puede exigir a sus jugadores puntualidad y compromiso cuando él mismo no es puntual y comprometido.

Un buen entrenamiento que se refleje cada fin de semana en los juegos sólo se podrá lograr cuando el coach lleva un programa, y si es indisciplinado será incapaz de formularlo… y ejecutarlo, ni se diga.

Comprometido

En gran parte, la mentalidad, disciplina y ejecución en el campo depende del coach. El equipo confía en que su entrenador los guiará a la victoria.

Si los jugadores no creyeran en su entrenador, no aguantarían sus gritos, castigos y extenuantes sesiones de entrenamiento. Lo menos que puede hacer el coach es comprometerse con su plan, con su programa y con sus jugadores.

9 valores que fomenta la filosofía del futbol americano

Coaches de Arizona Cardinals

Coaches de Arizona Cardinals

Un buen entrenador, en suma, se muestra interesado por el desarrollo de sus jugadores, y no sólo para obtener un buen resultado el fin de semana, de ahí que las características que se señalaron sean importantes para mantener el buen desarrollo del equipo y sus miembros, y una relación de confianza con el headcoach y el resto de los entrenadores.

 

*Imagen via Paxabay, bajo CC0 1.0

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario