El mayor regreso en el marcador en la historia de la NFL

El gran regreso de Buffalo Bils vs. Petroleros de Houston

El gran regreso de Buffalo Bils vs. Petroleros de Houston

El mayor regreso en el marcador en un partido de la NFL sucedió el 3 de enero de 1993 en el Rich Stadium: Buffalo Bills vs. Petroleros de Houston. La primera mitad terminó con el marcador 35—03 a favor de Houston. ¿El resultado final? A favor de los Bills.

Las palabras de un comentarista de radio de Houston en NFL Films durante el tercer cuarto da una buena idea de lo que esperaban del juego:

Las luces están encendidas aquí en el Estadio Rich desde esta mañana; de la forma en que están jugando los Bills, sería mejor que las apagaran.

Guía de la ofensiva en futbol americano

El partido

No hay mucho que decir de los primeros cuartos: Houston tenía el marcador a su favor: el primero terminó 7—3, y el segundo 28—3.

Es de lo más normal que si durante un partido vas perdiendo te desanimes un poco, en ocasiones se gana o se pierde un juego por un punto, pero con esa diferencia en el marcador el coordinador defensivo de los Bills, Walt Corey, se dirigió a la defensiva con ira:  

“Les grité las mismas cosas que me gritaban los fans a mí cuando dejamos el campo de juego. No puedo repetir las palabras, pero entre más hablaba, más fuerte lo hacía. Lo que más me molestó fue el enfoque. Para mí, se veían temerosos. Parecía que entendieran los puntos en los que estaban fallando, pero no fueran a hacer nada para corregirlos después. Este es un juego de actitud. A veces comienzas a jugar y tienes miedo de hacer que algo pase o de cometer un error.”

El tacle Jeff Wright recordó:

Con cada palabra que decía Walt, llegaba a un nuevo nivel de temperatura hasta que finalmente explotó. Tenía todo el derecho para decirnos las cosas que nos reprochó. Estábamos avergonzando a todos: a él, a nosotros mismos y a los fanáticos de los Bills de Buffalo.

Guía de la defensiva en futbol americano

La segunda parte del juego: el gran regreso

El juego llegó al segundo medio: parecía que nada había cambiado pues los Petroleros iniciaron con una anotación y confirmaban, con ello, que arrasaban con los Bills. El marcador: 35—03.

Sin embargo, el tercer cuarto fue el momento clave: en un lapso de 10 minutos los Bills hicieron 18 jugadas, ganaron 176 yardas, y anotaron 21 puntos mientras la defensiva controlaba a la ofensiva de los Petroleros y los dejaban avanzar apenas 3 yardas en 3 jugadas.

En esas 18 jugadas de la ofensiva de los Bills, el equipo avanzó un promedio de 23.5 yardas por jugada, y gracias a los 21 puntos que pudieron anotar la diferencia en el marcador se hacía más pequeña, alcanzable; por otro lado, la defensiva cumplía su tarea logrando que los Petroleros despejaran por primera vez en el juego luego de que sólo les permitieran avanzar 3 yardas en 3 jugadas.

5 datos poco conocidos de la NFL

Un caso excepcional

La situación no iba a mejorar para Houston. En la primera jugada de la siguiente posesión de los Petroleros, Henry Jones, safety de Buffalo, interceptó un pase de Moon y lo regresó 15 yardas para ser tacleado en la yarda 23 del campo de Houston.

Tres jugadas después, Buffalo enfrentó una cuarta oportunidad y cinco yardas por avanzar en la yarda 18, y en vez de intentar un gol de campo, Reich conectó con Reed para una anotación más y dejar el marcador en 35-31.

Si creen que el tiempo no está a su favor durante un juego o en cualquier situación, este partido es un buen ejemplo de que ni siquiera eso puede ser un obstáculo en el futbol americano: el marcador al final del cuarto cuarto sería 38—38, por lo que el juego se fue a tiempo extra.

Los Bills triunfarían en el marcador gracias a un gol de campo.

El coach (en futbol americano y tocho bandera)

Enfrentarse a sí mismo y al contrincante

Haya sido un milagro o no, yo creo que fue producto de la perseverancia, una mente fría, y además, un poco de suerte, entendiendo como suerte ese momento donde la oportunidad se topa con la preparación, y la buena toma de decisiones, decisiones simples pero importantes, como elegir entre anotar un gol de campo o arriesgarlo todo e intentar la anotación.

El entrenador en jefe Marv Levy le dijo a su equipo durante el medio tiempo:

Tienen treinta minutos más. Tal vez son los últimos treinta minutos de esta temporada. Cuando acabe la campaña tienen que vivir con ustedes mismos y mirarse a los ojos. Más vale que tengan una maldita buena razón para sentirse bien, sin importar como termine el juego.

¿Fueron acaso las palabras del entrenador la motivación que los Bills necesitaban para lograr el milagro?

Al final, Buffalo logró lo impensable: recortaron la ventaja de 32 puntos hasta obtener la victoria.

Las luces ese día no se apagaron y el triunfo de este juego llevó a los Bills a ganar sus próximos dos partidos y con ello el pase al Super Bowl XXVII, mismo que perderían contra los Vaqueros de Dallas.

¿Ganar no lo es todo, es lo único?

Frank Reich, el líder la ofensiva

Claro que este casi milagroso partido fue producto del trabajo de todo el equipo, pero el mariscal de campo Frank Reich jugó un papel importante liderando la ofensiva, que con 4 pases de anotación durante el tercer cuarto levantó a su equipo, cabe mencionar que tres de estos pases fueron dirigidos a Andre Reed, que en 2014 fue elegido para El Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional.

Frank Reich no solamente llevó a la historia este partido de la NFL, logró otro milagro similar, esta vez el 10 de noviembre en 1984 en el Orange Bowl Stadium: después de una lesión de Stan Gealbaugh, Reich fue quarterback suplente de los Maryland Terrapins, tomó el mando de la ofensiva y dirigió a los Terrapins para otro regreso milagroso; después de que en la primera mitad del juego los Huracanes de Miami les llevaban una ventaja de 31—0, Reich llevó a su equipo a la victoria 42—40 sobre los entonces invictos Huracanes de Miami, y con la victoria obtuvo el reconocimiento al mayor regreso en la historia del futbol americano colegial.

Siendo estos los mayores regresos en la historia del futbol americano, nos dejan la moraleja de que no hay obstáculo que no sea vencible, que ningún rival es pequeño y que no hay que rendirse ni aunque el partido esté en el último minuto.

Directorio de futbol americano
y tocho bandera en Guadalajara

Referencias

Glosario
Buffalo Bills
Frank Reich, Wikipedia
Frank Reich – Comeback king of football
1984 Maryland Terrapins football team
Super Bowl XXVII
PRO FOOTBALL; Oilers Dismiss 2 Defensive Aides

Acerca de Paola Morán

Paola es estudiante de artes visuales para la expresión fotográfica en la Universidad de Guadalajara (CUAAD). Desde el 2010 juega tocho bandera. Y tiene gusto por la escritura narrativa. Colabora como blogger en Yarda35 desde el 2013 y trabaja como promotora y fotógrafa deportiva en Artefacto, agencia cultural.

Deja un comentario