El quarterback: primer acercamiento

Quarterback de los Bucaneros de Tampa Bay

Quarterback de los Bucaneros de Tampa Bay

Ciertamente el futbol americano es uno de los deportes que más reglas tienen, y puede ser abrumador tratar de aprenderlo todo de una sola vez: las reglas, posiciones, jugadas y terminología.

Aun después de haber jugado muchos años, de haber entrenado a varios equipos, y haber sido árbitro de algunos partidos, de vez en cuando todavía le descubro algunas reglas al deporte… sin tomar en cuenta las actualizaciones y adiciones que se les hacen año con año.

Guía de la ofensiva en futbol americano

Sabiendo esto, y con la intención de hablarle tanto a los experimentados como a los novatos en la materia, esta colaboración podría aclarar una que otra duda en cuanto a la posición más nombrada: el mariscal de campo, o quarterback.

Cuando nos juntábamos a jugar tochito en la primaria, recuerdo que la posición más codiciada era la del capitán de la ofensiva, el mariscal de campo. Todos soñamos despiertos alguna vez con aguantar hasta el último momento justo antes de ser derribado de un buen golpe por un rival, para tirar el pase de anotación más profundo de toda la historia, venciendo a todas las leyes de física y avanzando 40… 60… 80 yardas, aterrizando suavemente justo en las manos de un receptor para completar la anotación que diera la victoria del partido… no… de la final del campeonato… mientras el último segundo del partido se muere en el reloj.

Cuando estás detrás del centro, justo antes de que el mismo te entregue el balón, y te das cuenta de que dos o tres apoyadores se disponen a disparar y lanzarse hacia ti justo cuando saques la jugada, la cosa se pone un poco más complicada…

No puedo decir que esta es la posición más difícil, pues cada una tiene su responsabilidad específica, pero, como todas, hay que saber jugarla bien. En seguida, algunas generalidades:

 

La jugada

Generalmente es el coach de la ofensiva el que manda la jugada, ya sea por el receptor de radio que tienen los cascos de los quarterbacks colegiales y de la NFL , o a través de algún jugador que entre en ese momento al campo. A veces, es el mismo mariscal de campo el que tiene que correr a la banda para recibir instrucciones directas de parte del coach.

 

El quarterback en la reunión

Antes de cada jugada se hace una pequeña “junta” o “huddle”, como se conoce en inglés, generalmente unas 7 yardas atrás de donde terminó la última jugada, lejos del equipo contrario, de manera que la defensiva enemiga no pueda escuchar cualquier pista de la jugada que está por venir.

En esta reunión, el quarterback les comunicará la jugada que harán: en los entrenamientos previos al partido, deberá de haberse delimitado lo que cada uno de los jugadores hará en dicha jugada.

Además, el quarterback también les dirá en qué voz se comenzará la jugada (esto es, una vez en la línea, ya formados y listos para empezar la jugada, el número de “huts” que gritará el capitán de la ofensiva para que se efectúe la misma, con la intención de tomar lo más desprevenida que se pueda a la defensiva, que no sabe en qué voz la bola será centrada al quarterback).

 

El quarterback y los ajustes previos

Antes de gritar el “hut” que iniciará la jugada, el quarterback tendrá la responsabilidad de diagnosticar a la defensiva; observar su formación, los posibles disparos, y el tipo de cobertura en la que jugará, de manera que con esta información pueda hacer ajustes a la jugada que mandó el coach, o incluso cambiarla de acuerdo a lo que determine en “tiempo real”.

Esto generalmente se hace gritando las nuevas órdenes por medio de un lenguaje conocido sólo por el equipo; señales (generalmente colores) que la ofensiva interpreta como nuevas trayectorias en el caso de los receptores/corredores, cambio en las labores de bloqueo en el caso de la línea, o incluso una jugada totalmente nueva. Todo esto, insisto, de acuerdo a lo que se haya practicado durante los entrenamientos.

El centro y la entrega del balón

Llegó el momento de que el centro le entregue el balón al quarterback (aunque puede haber jugadas diseñadas para que se la entregue a algún otro jugador).

Este cambio de manos puede ser por debajo de las piernas del centro. Este tipo de entrega se conoce como “entrega en caja”, y consiste en entregarle el balón en las manos al mariscal de campo, con las cuerdas del mismo acomodadas para facilitarle el pase o la entrega al corredor.

Las manos del capitán deberán de estar colocadas debajo de las piernas del centro, y no deberán ser movidas hasta que la entrega haya sido completada. Si el quarterback retirara sus manos antes de tiempo, esto resultaría en un golpe bastante doloroso para el centro… y probablemente en una que otra ofensa hacia el mariscal de campo, además de un casi inminente balón suelto.

También está la entrega en “escopeta”. Aquí, el quarterback se coloca 7 yardas detrás del centro, y el centro arroja el balón por debajo de sus piernas. Este tipo de entrega se utiliza generalmente para jugadas de pase, de manera que se tenga más tiempo para el desarrollo de la jugada, aunque se puede engañar y mandar una carrera.

Hay otros tipos de entrega, en las que ahondaremos más en otras ocasiones.

 

El desarrollo de la jugada

Una vez que el quarterback tenga el balón en sus manos, y de acuerdo a la jugada que se haya mandado en la reunión o “huddle”, éste tendrá la labor de:

  1. Tirar el pase.
  2. Entregar el balón al corredor.
  3. Correr él mismo.

Cabe mencionar que, como sabemos, del plato a la boca se cae la sopa… y no es raro que la jugada se rompa debido a que el corredor se resbaló, la línea no bloqueó el tiempo suficiente para el desarrollo de la misma, hubo problemas en el intercambio de balón ente el centro y el quarterback, en fin.

En estos casos, la labor, ante todo y como siempre, deberá de ser proteger el balón a toda costa, aun a pesar de perder tal vez algunas yardas. Siempre es preferible esto que lanzar una intercepción por forzar el pase, o tener un balón suelto que potencialmente pueda recuperar el equipo contrario.

 

Algunos quarterbacks en acción

Aquí cubro sólo los básicos de la posición, sin entrar en detalles como el temple requerido para tomar decisiones en fracciones de segundo y la capacidad de improvisar, rompiendo tacleadas en el transcurso.

Ben Roethlisberger, actual mariscal de campo de los Acereros de Pittsburgh, es un excelente ejemplo de estas capacidades, como se puede apreciar en el siguiente video:

Claro, con toda esta presión, tirar un pase exacto, en una ventana donde sólo la pueda atrapar su receptor se puede convertir en una labor titánica.

Drew Brees, número nueve y capitán de la ofensiva de los Santos de Nueva Orleans, es puesto a prueba contra un competidor olímpico de tiro con arco. En promedio, una flecha da en el blanco menos de un 50% de las veces. ¿Los pases de Drew? 100%.

Hay algo con lo que no se nace, y esto es común para cualquier posición: la constancia… la perseverancia… Alguna vez, un comentarista, durante un partido de los Jets, mencionó que Brett Favre (¿te suena?) lanzaba durante sus entrenamientos 8,000 pases al día. Por supuesto exageró, aunque tampoco creo que estuviera tan alejado de la realidad; cuando el señor Irvin Favre, padre de Brett, falleció el 21 de diciembre del 2003, “El Pistolero” Favre decidió jugar el partido que tenía un día después, en un Monday Night, dando una de sus mejores actuaciones de toda su larga carrera, si no es que la mejor.

¿Es difícil? ¡Por supuesto! Si no, cualquiera lo haría, ¿no? ¿Lo puedes hacer? No depende de tu coach, ni de tu línea ofensiva. Tampoco de tus receptores y corredores… ¿Una pista? Tampoco depende de mí…

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario