Entrevista a Karina Limón, mánager de Sunrise Fighters (1/3)

Karina, de Sunrise Fighters

Karina Limón, de Sunrise Fighters: Mánager y jugadora

Entrevistamos a Karina Limón, manager y linebacker de Sunrise Fighters. En esta primera entrega nos platicó sobre su puesto como mánager, su posición como jugadora y promotora del equipo.

Actualmente, en la temporada 2014 de la Liga Mexicana de Football Lingerie (LMFL), Sunrise Fighters llegan invictas a la final, partido jugarán como locales este sábado 6, a las 18:00 horas. 

 

Nombre: Karina Limón Corona
Edad: 30 años
Equipo: Sunrise Fighters
Posición: Linebacker y mánager
Número: 43
Tiempo jugando: 2 años

 

La función de una mánager

Quarterback de Sunrise Fighters buscando receptor

Quarterback de Sunrise Fighters buscando receptor

SA: Hola Karina, me cuentan que eres la mánager…

KL: En Sunrise Fighters mi posición, mi puesto como mánager, es para mí como ser la conductora: si el equipo fuera como un camión, yo sería la conductora; voy viendo hacia dónde vamos. Tenemos una meta en común, pero yo soy la que conduce a Sunrise a esa meta, trato de conseguir las cosas para las chavas en conjunto.

Yo me encargo de todos los detalles que están tras bambalinas, yo creo que eso lo hacen para un artista; lo había hecho en el trabajo, pero nunca para un equipo. Es velar por todas las necesidades: dónde entrenar, falta un foco, no hay luz, hay que hacer un partido de scrimmage, faltan chavas, ya se le rompieron los shoulders a alguien, todo… Uniformes…

 

SA: ¿Estamos hablando de logística, proyección del equipo, estamos hablando de casi manejo de personal en cuestión de las jugadoras?

KL: Así es, todo. Todo se concentra en eso.

 

SA: ¿Apoyos económicos?

KL: Así es, yo los consigo, soy la mánager y la facilitadora. Lo que yo quiero es que trabajemos en equipo dentro y fuera del campo; somos un equipo que se ha caracterizado por esa unión, porque mi staff son las mismas jugadoras.

Necesitamos movernos, entonces tenemos que ayudarnos nosotras mismas y cada una es especialista en algo. Yo, en lo particular, soy especialista en coordinar gente, entonces me dedico a coordinar todo lo que es la parte de Sunrise. En la parte económica, invierto de mi dinero, cuando hace falta lo que sea, un balón, por ejemplo, yo lo pago, lo que sea que se necesite; generalmente buscamos formas de que ese dinero se regrese de alguna u otra forma: que yo pague ahorita y se regrese en algún momento del partido, de la temporada.

En mi experiencia un manager toma la decisión correcta para que esa cosa sirva para bien, para el equipo. Desde, no me ha tocado el caso, tomar decisiones difíciles, hasta escoger el color que va a combinar con el uniforme.

 

Los inicios de Sunrise Fighters

Sunrise Fighters recibiendo instrucciones del coach

Sunrise Fighters recibiendo instrucciones del coach

SA: Karina, en el aspecto del futbol americano tienes una trayectoria de dos años ¿cómo llegas al lingerie football? o ¿cómo llegaste al americano? ¿Cómo quedas como mánager, te vuelves una promotora de futbol lingerie?, porque para dos años me parece un proceso vertiginoso.

KL: Sí, mira yo llegué simplemente porque estaba practicando crossfit, tenía tiempo que estaba tratando de volver al mundo deportivo; jugaba futbol soccer, nunca fui estrellita ni nada, pero me encantaba el trabajo en equipo, me encantaba jugar en equipo y jugué en Canadá, me fui a vivir a Canadá un tiempo y empecé a contagiarme de todo ese rollo de compañerismo, entrenar todos los días, de tener una disciplina sobre el deporte. Lo dejé por muchos años, regresé con el crossfit y vi un anuncio literal de Pretty Girls Try Out para jugar americano, se me hizo interesante pero me sentí hábil, dije “¿porque no? Puedo jugar un partido, sería padrisimo jugar un partido y decir: check mark, jugué americano”.

Llegué al campo, hicieron el try out, según yo estaba bien atléticamente, y me quedé junto con otras chavas , y así empecé, como quien dice, en el futbol americano; llegué a Pretty Girls, no tenía equipo, no me habían asignado equipo, estaba entrenando con un montón de chavas y de ahí lo que pasó fue que yo seguí entrenando y empecé a hacer una disciplina.

 

SA: ¿Estamos hablando de hace dos años?

KA: Hace dos años exactamente, más o menos en octubre del 2012. Yo recuerdo bien, fue como el 3 de octubre. Nos comentaron: “vamos a organizar un evento padrisímo, va a haber tres equipos” y toda la idea, se les va a pagar y todo. Honestamente la parte económica nunca me importó, solamente me importó tener un lugar donde entrenar y hacer un deporte; posteriormente empezamos a entrenar, literal, mi equipo, lo que es Sunrise (así se llamaba: Sunrise); ellos ya tenían creados dos equipos, uno de las veteranas que tenían, yo creo, seis meses, la verdad que esas chavas eran tocheras o extocheras, entonces, muy hábiles, muy rápidas, impresionantes, a ellas las pusieron en un equipo, como el equipo premier de la liga y luego pusieron a otras chavas, que eran más tipo edecanes pero también atléticas, una que otra buena más para show, en otro equipo.

Y ahora sí lo que quedaba eran las gorditas, las que no tenían ni idea de lo que era americano, no sabían ni cachar un balón: el equipo que se llamaba Sunrise.  Entonces ellos (de la Pretty Girls) empezaron con Sunrise, la verdad, sin forma: no existía una forma, las chavas, ninguna de las que estaban ahí paradas, jamás había hecho este deporte, otras nunca habían hecho deporte. Yo no entendía cómo las chavas que nunca habían hecho deporte de repente se les ocurría jugar americano, y jugar en lencería, pero me imaginé que tenía que ver con la parte del show, la parte de estar en las fotos y eso, me molestaba un poco pero está bien porque siempre he sido de la parte más deportiva y así empezó la historia. Tuvimos un primer partido el 2 de diciembre del 2012.

 

Pase completo de Sunrise Fighters de la LMFL

Pase completo de Sunrise Fighters

SA: O sea, entrenaron de octubre a diciembre y tuvieron un partido.

KL: Sí, tuvimos un partido. Así es, esas chavas, las que eran las buenas, o el equipo premier, iba contra Cardinals, iba a ser como un duelo, y nosotras íbamos como estelar de la noche, después, iba a ser Sunrise contra Feeling, equipo compuesto por chavas bastante guapas, unas extocheras, otras que habían tenido al menos un partido, ese fue el show.

Yo recuerdo, como jugadora, que nunca había sentido todas las emociones que había tenido ese día: emoción, nerviosismo, miedo, compañerismo, estaba en shock… y jugamos: obviamente perdimos y obviamente fue un partido malísimo; no tenía ni idea de mi posición, no tenía idea de lo que estaba haciendo, yo solamente buscaba pegarle a la que traía el balón, ni sabía cómo pegarle, no sabía nada, no sabíamos; en dos meses qué haces con esas chavas. No puedes hacer mucho en realidad. 

Así fue, jugamos, perdimos y ya nos fuimos; se acabó el espectáculo. Estuvo padre, creo que estuvo bien organizado, hubo patrocinadores, hubo muchísima gente, estuvo interesante, estuvo bien, de ahí no hubo más entrenamientos, no hubo nada porque eran vacaciones, se acababa el show; y para no hacer el cuento largo, en enero los coaches dicen: “¿Saben qué? Queremos seguir el equipo, a quién le interesa”. El 90% de las chavas que jugamos ese partido regresamos, no sé si por esas emociones o porque no teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo, regresamos en enero y empezamos a entrenar, de ahí creo que el resto es historia: Sunrise fue evolucionando dentro de Pretty Girls hasta volverse el equipo más fuerte, yo te puedo decir que más fuerte que…Royalty.

 

SA: Esto sucedió durante cuánto tiempo.

KL: Durante… yo creo que enero, febrero, para marzo viene el crecimiento de Sunrise como equipo independiente; había muchas chavas grandes, en mi equipo había muchas chavas grandes.

 

SA: Pero quiero entender esto: ¿Pretty Girls contempla que ustedes se independizaran, o ustedes se independizan?

KL: Nos independizamos después, ahí, en ese momento, ni siquiera teníamos en mente independizarnos.

Banca de Sunrise Fighters durante el partido

Banca de Sunrise Fighters durante el partido

SA: Estamos hablando de marzo 2013: Sunrise ya iba fuerte.

KL: Ya iba fuerte, jugamos contra Royalty y les ganamos, yo no jugué ese partido pero les ganamos, entonces se crecieron los ánimos; para esto, regresando de diciembre, se fusionan Feeling con Sunrise, no todas…, de Feeling quedaron 4 o 5 chavas y de ahí todas las demás eran Sunrise: esas gorditas que tenían dos pies izquierdos, esas se quedaron, y con algunas nuevas que fuimos recolectando en el camino, muchas chavas ya grandes, la mayoría tienen mi edad: la mitad del equipo tienen mi edad.

Para marzo-abril jugamos contra un equipo de Manzanillo, Ciclones, ganamos 35-6, me parece, y para nosotras fue como “no manches, wow”, no vamos a parar y nadie nos va a parar: seguimos entrenando todos los días como si fuéramos a jugar una liga que nunca llegaba; no sabíamos nada, ni si existían otros equipos, era como entrenar todos los días pero no sabes qué onda, a los coaches les admiro muchísimo que nunca se rindieron, siempre iban todos los días, te motivaban a ir todos los días y yo creo que ellos tampoco sabían nada.

 

El staff inicial de Sunrise Fighters y el crecimiento del equipo

Sunrise Fighters escapando con el balón

Sunrise Fighters escapando con el balón

SA: ¿Tus coaches eran los mismos?

KL: Sí, eran los mismos, Fernando Valverde él se unió de Feeling a nosotros, para enero-febrero ya estaba con nosotros.

 

SA: ¿Y quién más?

KL: Manuel Castillo y Mauricio Zamora. Ellos tres siguieron con el equipo con todo lo que conlleva: pachangas, entrenamientos pero sin partidos, te digo, es que no sabes lo que significa para mí, hay una película de unos soldados que entrenan durante cinco años y no sueltan ni un solo balazo en toda su vida.

 

SA: Sí, que se vuelven locos al final.

KL: Entonces, creo que esa era la sensación en ese momento: entrenas, entrenas y no juegas contra nadie, queríamos jugar contra…Royalty, pero nunca querían jugar contra nosotros, decían que no, que hasta que hubiera una temporada.

Nos veíamos las caras todos los días, nos odiábamos, como si nos quisiéramos matar, pero nunca se presentaba el juego, eso creó mucha desesperación en las chavas después del juego de Manzanillo, esa desesperación de no saber a dónde vas.

Creo que después llega Culiacán, que son las Evil Queens, propone un partido de show, de exhibición en Culiacán, y nosotras “wow super bien”, ellos nos pagan hotel, todo. Me acuerdo que el transporte lo consiguió una de nuestras compañeras, se llama Dani Melo, ella es la directora de mercadotecnia de los centroamericanos, ya no está con nosotros pero era jugadora, ella dijo yo les consigo el transporte, movidísima, nos fuimos en el camión de esos en los que se van las luchas, sin aire acondicionado, en ése nos fuimos a Culiacán.

Jugamos en Culiacán, me acuerdo que también terminamos 35-0 y para nosotros fue como “ya ganamos, sabemos jugar”, para ese momento ya teníamos a Siomara, que es nuestra quarterback.

 

SA: Estamos hablando de qué fechas.

KL: Estamos hablando… fue en mayo del 2013. En mayo de 2013 tuvimos nuestro último partido de Pretty Girls, ya estaba casi todo el equipo que ahorita está ahí, de las chavas, me refiero, de ahí regresamos a entrenar con más ganas todavía, porque dijimos: “no manches, somos invencibles” y a entrenar, entrenar. Manuel se va, nos quedamos con Mauricio y Fernando, y en ese momento empieza una crisis un poquito fuerte. Manuel, el coach “Puebla”, se va a estudiar su carrera.

 

Lee la segunda entrega de la entrevista a Karina Limón, donde sigue la conversación acerca de Sunrise Fighters, su separación de la Pretty Girls League y su inclusión en la LMFL.

Acerca de Sibrian Arciniega

Jugó futbol americano con Ocelotes de la UNIVA, de 1998 a 2006. En el mismo equipo, fue entrenador ofensivo en categoría juvenil.
Es Lic. en Psicología. Poeta y promotor cultural. Fue entrenador de tocho bandera en el equipo de Tigritas en Guadalajara, Jalisco.

Deja un comentario