Futbol americano: La pausa de los dos minutos

El segundero avanza

El segundero avanza*

La pausa de los dos minutos (two minute warning, en inglés) sucede hacia el final del segundo cuarto y del cuarto cuarto, aunque aplica sólo para la NFL.

Al llegar a este momento, el reloj se detiene y los que van ganando pueden revisar su estrategia para salir con la ventaja hacia el medio tiempo o, si es el cuarto cuarto, conseguir la victoria; para el caso de quienes van perdiendo es tiempo de recurrir al plan b, encomendarse a dios o intentar las medidas desesperadas que puedan poner en práctica para remontar el marcador o darle la vuelta a un partido no apto para cardiacos.

En cualquier caso, la pausa de los dos minutos es un referente importante para jugadores, fanáticos y, claro, para las cadenas de televisión, como veremos en el siguiente punto.

Cuando excepcionalmente se debe jugar tiempo extra (overtime), la pausa de los dos minutos aplica también.

 

Cómo surge la pausa de los dos minutos

Según Ethan Trex la pausa de los dos minutos viene de los primeros juegos de la NFL.

En aquella época no existía un reloj central en el campo de juego y el tiempo era contado por un árbitro —aún hoy un árbitro lleva también la cuenta del tiempo, por si acaso—. La regla de los dos minutos se estableció para que los árbitros les hicieran saber a los equipos que el segundo cuarto o el final del juego estaba por llegar.

Después se implementaron los relojes en los estadios, pero los árbitros continuaron avisando de la pausa de los dos minutos hasta que, a principios de 1960, los relojes de los estadios se establecieron como el reloj oficial del juego.

Para ese entonces, sin embargo, la pausa de los dos minutos se había vuelto un elemento estratégico importante para los equipos y ofrecía a las cadenas televisivas, importantes ya en las decisiones del juego, la oportunidad de vender una pausa comercial y generar aún más dinero.

Es importante señalar que las reglas sobre el tiempo de la NFL indican que, aun cuando el reloj de juego es el del estadio, un oficial (el line judge, Juez de línea en español) debe llevar el conteo igualmente para el caso, siempre fortuito, de que el reloj del estadio falle o no sea operado correctamente.

Hay algunas reglas alrededor de la pausa dos minutos, pero las dejaremos para después, lo importante es saber que cerca de terminar el segundo y cuarto cuartos, el reloj se detiene para liberar o acumular tensión, y tal vez correr al baño o por unos tranquilizantes.

 

Y bien, ya sea que te hayas aprendido todos todo sobre el tiempo de juego del que platicamos en el post anterior y sobre la pausa de los dos minutos, ya sea que el reloj avance para aumentar los nervios o se detenga de vez en cuando para un respiro, apenas estamos empezando.

 

*Imagen por Ferran Cerdans Serra, vía Flickr, CC BY 2.0, sin modificaciones

Acerca de Elías Salazar

Es licenciado en Derecho por la UANL, nació en Monterrey, pero radica en Guadalajara desde hace más de 10 años. Involucrado con la literatura desde hace mucho tiempo, ha participado en diferentes talleres literarios y publicado tanto para medios impresos como para la web. Fue editor, durante más de un año, para suenamexico.com y realiza corrección y apoyo de edición para Artefacto, agencia cultural y Mantis editores.

Deja un comentario