Futbol americano: Opciones ofensivas – El pase

Pase completo de Arizona Cardinals

Pase completo de Arizona Cardinals

Durante los últimos posts, hemos hablado sobre las opciones que tiene un equipo cuando es su turno de estar a la ofensiva. Esta vez nos centraremos más en la ofensiva por aire —el pase— y sus variantes e implicaciones.

 

¿Quién puede recibir el pase?

Podemos empezar haciendo referencia a los receptores y diciendo que las personas que generalmente reciben pase son el ala abierta, el ala cerrada y los corredores.

Aquí es oportuno hacer la aclaración de que esto no significa que el resto del equipo ofensivo no pueda recibir pases. Hasta un hombre de línea lo puede hacer, siempre y cuando haya sido reportado como hombre elegible —regla que, cabe aclarar, no aplica para el futbol americano colegial, la NCAA—. Es más, hay jugadas que terminan con el quarterback recibiendo el pase, y si la defensa se descuida, esto podría resultar en una buena ganancia de yardas.

Así como hay diferentes tipos de corredores, también hay diferentes tipos de receptores, que también se usan de acuerdo a las circunstancias de la jugada. Hablemos un poco de ellos:

 

El ala abierta

Ala abierta de Arizona Cardinals

En primer plano: Ala abierta de Arizona Cardinals

Generalmente se busca que un ala abierta sea alto, con muy buen resorte, muy ágil, y por supuesto, de manos muy seguras.

Estas características le ayudarán a desarrollar rápido su trayectoria, descubrirse, saltar para pelear el pase en caso de que sea necesario, e idealmente, hacer que los defensivos fallen las tacleadas para así lograr la mayor cantidad de yardas posibles.

Los ala abierta generalmente son buscados para jugadas de alto yardaje. Estos jugadores se pueden alinear como slots o como flankers también. Esto depende de la distancia a la que se alineen del centro, y a la separación que tengan de la línea de scrimmage.

 

El ala cerrada

Un jugador fuerte, generalmente alto y de manos muy seguras. Se busca además que el ala cerrada sea hábil para bloquear, pues siendo a fin de cuentas otro hombre más en la línea (dependiendo de la formación), también participará en abrir huecos en la línea defensiva para que el corredor pueda pasar.

De acuerdo al diseño de la jugada, este jugador saldrá a veces, también, como hombre elegible y buscará descubrirse –generalmente en la zona de los apoyadores— para recibir el pase corto y ganar algunas yardas.

Sin embargo, estos jugadores son a veces tan o más rápidos que las alas abiertas, y pueden ser usados en jugadas de mayor yardaje. Dado que generalmente el defensivo que lo cubre es un apoyador, un ala cerrada rápido puede ser una pesadilla para la defensiva.

 

Los corredores

Corredores de Borregos Guadalajara

Corredores de Borregos Guadalajara

Aunque su función primordial es correr la bola en las jugadas de carrera, o proteger al quarterback en las jugadas de pase, un corredor idealmente deberá tener manos seguras, de manera que también pueda salir a pase, de acuerdo a las necesidades de la jugada.

 

El desarrollo de los pases

A la jugada que no tiene engaños de carrera, donde el quarterback no tiene otra función más que la de tirar el pase, se le conoce como jugada de pase descarado. En estas jugadas no se buscará engañar a la defensiva: es una jugada de pase sin más ni más, y se desarrolla, a grandes rasgos, de esta manera:

  1. El centro le entrega el balón al quarterback, ya sea en caja o en escopeta.
  2. De acuerdo al diseño de la jugada, el mariscal de campo se echará 1, 3 o más pasos hacia atrás, y buscará a su receptor primario durante ese recorrido.
    1. Tendrá qué observar si su receptor primario está en posición de recibir el pase, de acuerdo a la distancia que haya logrado sacarle a la persona que lo está cubriendo.
    2. Si en este análisis diagnostica que su receptor primario está cubierto, tendrá que hacer un recorrido visual por el resto de los receptores, en el orden que éstos tengan de acuerdo al diseño de la jugada.
    3. Durante este tiempo, los hombres de línea tendrán que contener a los defensivos que quieren taclear al quarterback antes de que pueda hacer su magia.
  3. Una vez que haya tomado su decisión, lanzará el pase hacia el receptor que haya elegido, siempre cuidando de reojo a los defensivos que hayan podido vencer a la línea ofensiva, y que podrían estar por taclearlo.
  4. El receptor tendrá el deber de recibir el pase, tocar el terreno de juego al menos una vez con cada pie, y ganar las más yardas posibles antes de ser tacleado.

 

Este es un buen momento para recordarte que una jugada promedio en el futbol americano dura unos 6 segundos. Con esto te puedes dar una idea de lo rápido que tiene qué ser el quarterback en su lectura, su decisión, y su mecánica de lanzamiento.

Además del pase descarado, hay más opciones en las jugadas de pase. Recuerda que para que casi cualquiera de estas funcione, la ofensiva tendrá que haber establecido un ataque terrestre efectivo.

 

El Play Action

Esta jugada comienza generalmente en formación que indica carrera.

El balón es entregado al mariscal de campo, y un corredor pasará cerca de éste. Juntos actuarán una entrega de balón: el corredor fingirá recibir el balón y atacar al hueco, y el quarterback fingirá haber entregado el balón al corredor, procurando “esconderlo” aunque sea por un instante después de hacer este engaño.

Con algo de suerte, los apoyadores habrán bajado a taclear al corredor, creyendo que trae el balón, y el instante que tarden en reaccionar y regresar a su cobertura significará valiosos milímetros, que podrían hacer la diferencia entre un pase completo y uno incompleto, o hasta una intercepción.

 

El pase pantalla (Screen Pass)

El pase pantalla clásico comienza con formación de carrera –probablemente la formación I-Veer. El centro le entrega el balón al quarterback. Éste se echa unos pasos para atrás, generalmente haciendo un engaño con uno de los corredores, mientras los hombres de la línea ofensiva hacen un breve contacto con los hombres de la línea defensiva quienes, al verse libres, van por el quarterback, dejando al corredor solo.

El corredor seguirá por el hueco que de acuerdo al diseño de la jugada haya sido designado, todavía haciendo la mímica de ir sosteniendo el balón, aun cuando los linieros defensivos sepan ya que el balón está en manos del quarterback. Antes de haber cruzado la línea de scrimmage, el corredor se detendrá y girará, generalmente en trayectoria de flat o escuadra afuera, y estará listo para recibir el pase.

El éxito de esta jugada radica en el “doble engaño” que se le hace a los defensivos de la secundaria (linebackers y jugadores del perímetro): avanzan hacia el corredor, creyendo que trae el balón en una jugada de carrera, pero después se dan cuenta de que no trae el balón, y regresan a sus posiciones iniciales, esperando pase.

Al final, el pase irá a la persona que habían descartado mentalmente, es decir, el corredor que a esas alturas estará descubierto para recibir el pase.

 

El Bootleg

Esta jugada también comienza generalmente en formación de ataque terrestre.

Tras haber recibido el balón, el mariscal de campo girará hacia una de las bandas y recorrerá el campo horizontalmente hacia ella. Debido a que el quarterback puede optar por correr, la defensiva podría clavarse un poco hacia la línea ofensiva, cubriendo esta posibilidad, pero al mismo tiempo estaría dejando un hueco natural que el quarterback –y un buen diseño de jugada—podría explotar.

Esta jugada puede también estar acompañada por un engaño de carrera, como en el play action, procurando crear más espacio entre los receptores y sus defensivos.

 

Carrera-Pase/Reversa-Pase

Esta jugada es de muy alto riesgo: requiere de un corredor o receptor que además sepa lanzar el balón, pues de no hacerlo bien, podría significar una intercepción.

Después de haber recibido el balón del centro, el quarterback lo entregará al corredor, haciendo creer a la defensiva que será una carrera por fuera del tackle ofensivo, o al receptor, haciendo creer a la defensiva que será una jugada reversa.

Ya que el corredor o receptor tenga la bola, recorrerá todavía algunos pasos para seguir con el engaño. Esto provocará muy probablemente que el esquinero del lado donde se está desarrollando la jugada haya bajado a intentar hacer la tacleada, creyendo que por ahí se correrá la bola. Esto, naturalmente le dará un poco de espacio al receptor de ese lado. Entonces, el jugador que trae el balón se plantará y tirará el pase.

 

La Flea-Flicker

Esta también es una jugada de muy alto riesgo, debido a todo lo que puede salir mal, y a que es de muy lento desarrollo. Por esta última razón, sólo se podrá hacer si la línea ofensiva ha estado sosteniendo bien a la línea defensiva.

Consiste en que, generalmente desde una formación de franca carrera, después de haber recibido el balón, el quarterback se lo entregará al corredor, que avanza atacando algún hueco de la línea. Sin embargo, justo antes de cruzarla, se detiene, gira hacia el mariscal de campo, y le regresa el balón.

Si los defensivos reaccionaron a lo que parecía una carrera, habrá al menos un receptor con una considerable separación de su esquinero, o incluso del safety.

El quarterback hará gala del alcance de su brazo, y le lanzará el balón. Si todo sale bien, esta jugada generalmente termina en ganancias de muchas yardas, o incluso en anotación.

 

El Ave María (Hail Mary)

Cuando se va abajo en el marcador, y el tiempo en el reloj de juego está por terminarse, esta jugada es el último intento desesperado de anotar.

Generalmente se inicia en una formación de pase descarado, con backfield vacío y cuatro o cinco receptores. El centro le entrega el balón al quarterback, éste esperará a que los receptores avancen lo más posible (o hasta donde él calcule que su brazo alcanza). Generalmente, el mariscal de campo no tendrá tanta presión de parte de los defensivos, pues todos estarán ocupados cubriendo a todos los receptores que participan en la jugada.

El momento de la verdad. El quarterback vacía su tanque en un último intento de recorrer la mayor cantidad de yardas posibles con su brazo, y lo más elevado que sea posible, buscando al receptor que tenga las manos más seguras. Generalmente, el balón vuela durante tanto tiempo, que la mayoría de los receptores tienen la oportunidad de posicionarse donde el balón va a caer.

Cuando éste al fin llega, será labor del receptor saltar y tratar de asegurar el balón. Desgraciadamente, ya habrá ahí varios defensivos que intentarán hacer que esto no suceda.

Por obvias razones, este tipo de pase tiene un porcentaje de efectividad muy bajo. La mayoría de las ocasiones termina en pase incompleto o en intercepción.

 

Algunas jugadas de pase que llevaron a touchdown

Aquí te dejo un pequeño compendio de jugadas de pase que terminaron en anotación.

 

Te habrás dado cuenta que para que una ofensiva aérea funcione bien, se necesita mucho más que un buen quarterback, o unos buenos receptores. Cuando todos estos factores se juntan en un equipo bien entrenado, que tiene química entre sus integrantes, y que saben jugar como un conjunto, se obtendrán resultados explosivos y espectaculares.

 

Te dejo mi jugada favorita de pase. ¡Me encantará saber cuál es la tuya!

 

*Fotografías de Karla Sosa y Griselda Gutiérrez para Yarda35.com

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Comentarios

  1. Estas en un completo error y creo que vas a confundir mucho a la gente, los linieros ofensivos NO pueden recibir pase ni reportándose con nadie, esa es un regla de la NFL que no existe en la NCAA, puedes revisarlo en el reglamento NCAA en oficiales.org. este tipo de confusiones hacen que el trabajo de los árbitros se opacado cuando coaches reclaman una regla que no existe, ten cuidado por favor

    • Hans Valencia dice:

      Hola Coach! Gracias por tu comentario. Ciertamente hay qué hacer la aclaración. Tienes razón: de acuerdo a las reglas de la NCAA, ningún jugador que lleve números del 50 al 79 puede recibir pases, a menos que haya un desvío previo del balón.

      Sin embargo, en la NFL, esta regla es diferente. Cito textualmente: “Un pase hacia adelante podrá ser tocado o cachado por cualquier jugador elegible. Todos los miembros del equipo defensivo son elegibles. Los receptores elegibles en el equipo ofensivo son los jugadores de cualquier extremo de la línea (que no sean el centro, guardia o tackle), O LOS JUGADORES QUE ESTÉN FORMADOS POR LO MENOS UNA YARDA DETRÁS DE LA LÍNEA AL MOMENTO DEL CENTRO”. (http://www.nfl.com/rulebook/forwardpass)

      De esta manera, un hombre de línea si es elegible, siempre y cuando cumpla con estas condiciones.

      Además, en una circunstancia completamente diferente, cualquier jugador puede reportarse como cualquier posición. Me refiero a que un hombre de línea se puede formar como ala cerrada, por ejemplo, mientras que otro ocupa su lugar en la linea. Esto lo haría automáticamente un hombre elegible.

      Agradezco mucho tu aportación!! Al final de cuentas se enriqueció mucho el tema!!

      Saludos!

  2. exactamente, como aquí en México las reglas que se usan son las de NCAA, esto crea mucha confusión, pero que bueno que mencionas que es una regla de NFL

    • Hans Valencia dice:

      De nuevo agradezco tu aportación, Coach! Gracias a ella, se agregó un comentario haciendo la aclaración que mencionas.

      Saludos!

Deja un comentario