Futbol Americano: Opciones ofensivas

Recepción de pase de la ofensiva de Espartanos

Recepción de pase de Espartanos

Probablemente la imagen militarizada que se tiene de este deporte se fortalece un poco más desde el hecho de que algunas personas comparan a la ofensiva como un ataque militar: una carrera hace las veces de un ataque terrestre, y un pase, las de un ataque aéreo, evidentemente.

Si seguimos con esta comparación, la mayor parte del éxito, tanto en el terreno de juego, como en el campo de guerra, es utilizar el factor sorpresa. Para esto, se tienen varias opciones, en las cuales ahondaremos durante este post.

 

Si no es pase…

Básicamente, como la milenaria frase de la defensiva lo indica: “si no es pase, es carrera”. Pero obviamente, no todo para ahí. Como siempre, comenzaremos con los básicos, y en esta colaboración, nos enfocaremos más en generalidades. Posteriormente hablaremos más específicamente de los pases, y posteriormente, de las carreras.

Durante la ofensiva se tienen 4 oportunidades para intentar anotar o, en su caso, avanzar al menos 10 yardas para así conseguir otras cuatro oportunidades. Esto se puede realizar a través de pases o carreras, o cualquier combinación de ambas, incluyendo los engaños.

 

Carreras

Ofensiva de Cardenales: corredor ganando yardas durante un juego

Carrera de Cardenales

Se habla de una carrera cuando un jugador (quarterback, corredor o receptor) acarrea el balón después de la línea de scrimmage.

Al momento en que el jugador de la ofensiva que lleva el balón cruza la línea de scrimmage, ya no podrá hacer pases hacia delante, aun cuando vuelva atrás de la línea. Sin embargo, sí podrá hacer pases laterales, o hacia atrás, aunque esto no es tan común en el futbol americano profesional (aunque sí en el tocho bandera).

La jugada sigue hasta que el jugador con el balón sea tacleado en el campo de juego o salga de éste. Sin tomar en cuenta aún el engaño, las variantes que se tienen para las carreras son básicamente:

  • el hueco por donde pasa el corredor.
  • la forma que se le entregará el balón al mismo y
  • el tipo de bloqueo que llevará.

Aquí vemos cómo un poderoso corredor se lleva a varios defensivos hasta llegar a la tierra prometida: la zona de touchdown.

 

Pases

Pase completo

Pase completo

Se habla de un pase cuando un jugador —generalmente es el mariscal de campo o quarterback— le arroja el balón a algún compañero de equipo elegible —generalmente es el receptor o corredor—, y éste lo recibe, controla el balón y toca el suelo (con un pie con reglas de la NCAA y dos pies para la NFL).

Una vez que el pase ha sido completado, la persona que lo recibió tendrá la oportunidad de seguir avanzando con el balón hasta que sea tacleado y la jugada haya terminado. Las opciones que se tienen en las jugadas de pase son fundamentalmente:

  • la variedad de los jugadores elegibles y
  • la trayectoria que desarrolla cada uno de ellos.

Aquí dejo una buena compilación de algunas de las recepciones más espectaculares de la NFL.

 

¡Es todo! Es tan sencillo como esto, pero evidentemente, las opciones ofensivas no se pueden limitar a dos tipos de jugadas, porque entonces serían demasiado predecibles.

A partir de estas dos nace toda una gama de jugadas diseñadas para diferentes tipos de situaciones, aprovechando las cualidades de alguno de los jugadores, de acuerdo al yardaje que se busque conseguir en la siguiente jugada, o simplemente, para anotar.

Posteriormente, hablaremos más de las variantes que se tienen en las jugadas de pase, y de las que se tienen en las jugadas de carrera. Mientras tanto, este es un buen comienzo para comprender las opciones ofensivas durante un juego de futbol americano.

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario