¿Ganar no lo es todo, es lo único?

Trofeo juvenil de OFACEMAC

Trofeo juvenil de OFACEMAC

“Ganar no lo es todo, es lo único”, es una frase de Vince Lombardi a la que se le ha dado una difusión de tal magnitud que ya resulta trillada. Aunque no sé si Lombardi se refería a ganar un juego, me gustaría profundizar un poco en el mensaje. Lo primero que pienso, al leer la frase, es una pregunta: ¿ganar qué?

Ganar un partido o un campeonato es muy importante para un equipo, pero no siempre es lo más importante. A nivel profesional, tal vez, ganar un campeonato adquiere otro significado, puesto que eso significa tener más patrocinadores, hacer marca, obtener publicidad, vender más boletos, en resumen: ganar más dinero, mantener sano un negocio y contentos a los fans. Pero a nivel amateur las cosas son algo diferentes.

A nivel amateur, el futbol americano se trata más de formación que de gloria y dinero. “Ganar es lo único” se puede entender de varias maneras: ganar experiencia, aprendizaje, ser un poco mejores; incluso si el partido se ha perdido, algo se gana al haberlo jugado y al haberse preparado para enfrentarlo.

Otra frase famosa y trillada, nos dice: “se aprende más de las derrotas que de las victorias”. No sé si tomar eso como sabiduría o mediocridad, sin embargo, la frase tiene sentido si la tomamos como una manera de empujarnos a mejorar y no como un mero pretexto para restarle importancia a nuestros errores.

Las derrotas nos afectan de tal manera que nos motivan a buscar formas de mejorar, mientras las victorias nos pueden hacer pensar que nuestras posibilidades de mejora son limitadas y que estamos haciendo las cosas tan bien que no tenemos que dedicarle mucho tiempo a buscar formas de crecer; eso, por supuesto, muchas veces no es cierto.

Las derrotas evidencian nuestros errores, los hacen más difíciles de ignorar, nos dejan claro que estamos fallando en algo y, a veces incluso, nos indican específicamente en qué estamos fallando.

Las victorias pueden tener el efecto contrario: nos hacen creer que no hay que darles tanta importancia a nuestras fallas y que sean cuales sean los errores que cometimos, no fueron lo suficientemente graves para hacernos perder un encuentro.

Pocos, muy pocos equipos de futbol americano han empezado con récords ganadores. Normalmente, un equipo novato, pierde muchos o todos sus partidos de temporada. ¿Qué le podríamos decir a esos equipos si tomáramos textualmente y como axioma la frase de Lombardi?

A pesar de lo que haya dicho Vince Lombardi, muchos equipos novatos o con récord adverso siguen compitiendo la siguiente temporada, y muchos de ellos siguen perdiendo juegos, pero ganando experiencia, prestigio, conocimiento, fuerza y velocidad. Llega un día en el que la experiencia, el conocimiento y todo eso que se aprende al entrenar y competir son suficientes en cantidad para poder ganar un partido o varios y aspirar a un campeonato. Es decir, se van ganando cosas poco a poco y eso sucede indiferentemente de si se gana o se pierde un partido.

¿Ganar es lo único? Rotundo sí: cada entrenamiento, cada juego, un equipo de futbol americano tiene que ganar, pero habría que evaluar qué es lo que se gana y no quedarse en el simple resultado del partido. Y siempre tener en mente que las ganancias que obtenemos a partir de la derrota, debemos ahorrarlas para después poder invertirlas en obtener buenos resultados en los juegos.

Acerca de EduardoSH

Eduardo es ingeniero industrial y de sistemas, fue jugador de futbol americano en diferentes equipos en Guadalajara y Sonora, además de que ha sido entrenador desde hace un par de años.

Desde 2009, Eduardo se dedica profesionalmente al blogging y ha participado en diferentes publicaciones tratando diferentes temas. Yarda35 ha sido la oportunidad para él, de reunir dos de sus pasiones: la escritura y el futbol americano.

Encuentra a Eduardo en Facebook.

Deja un comentario