La maldición Madden

Brett Favre en Madden 2009

Brett Favre en la portada del videojuego Madden.

A partir de 1999, la franquicia decidió darle oportunidad a los jugadores que hubieran tenido una temporada ejemplar y, por lo tanto, que fueran representativos del futbol americano, y que además pudieran ser el rostro de la franquicia. Sin embargo, después de dos o tres años, se empezó a correr el rumor de que existía una maldición que afectaba a estos elegidos: la maldición Madden.

Un poco de historia de la franquicia Madden

Desde muy joven, la industria de los videojuegos ha intentado emular muchas de las facetas de la vida de los seres humanos; tanto las ficticias como las reales. Dentro del ámbito deportivo, en el futbol americano, ninguna otra franquicia se ha apegado tanto a todos los aspectos del juego como lo ha hecho Madden NFL o al menos tanto como se lo ha permitido la tecnología existente en ese momento.

En 1984, al fundador de la firma de videojuegos Electronic Arts, Trip Hawkins, se le metió la idea de hacer el videojuego de futbol americano más avanzado de su tiempo. Decidió acercarse a John Madden, legendario exjugador y coach que llevara a los Raiders de Oakland a ganar el Super Bowl XI en 1977.

Siendo tan perfeccionista, Trip no pudo haber elegido a alguien mejor, pues John Madden, en su afán de que el juego fuera lo apegado a la realidad posible, haría que se atrasara el lanzamiento del juego 4 años. El primer juego de esta franquicia, John Madden Football, vería la luz el primero de junio de 1988, con el mismo John Madden en la portada.

¿Una maldición?

Durante sus primeras 12 ediciones el juego conservaría únicamente el rostro de Madden como portada, con excepción de la de Madden NFL ’95, donde además se incluiría a Erik Williams, de los Vaqueros de Dallas, y a Karl Wilson, de los 49ers de San Francisco, pero simplemente como parte del fondo.

A partir de 1999, la franquicia decidió darle oportunidad a los jugadores que hubieran tenido una temporada ejemplar y, por lo tanto, que fueran representativos del futbol americano y que además pudieran ser el rostro de la franquicia. Sin embargo, después de dos o tres años, se empezó a correr el rumor de que existía una maldición que afectaba a estos elegidos: lesiones o bajo desempeño —claro, muchas veces lo segundo era consecuencia de lo primero—.

Reuní una lista de las portadas, de 1999 a la fecha, y la manera en la que esta maldición —si es que hay tal— ha afectado a cada uno de los implicados.

Para seguir adecuadamente los años de las portadas, hay que tomar en cuenta que los años que se indican en cada edición de la portada están “adelantados” a la temporada, de la siguiente manera: El jugador tuvo una destacada actuación en la temporada 1998-1999, por ejemplo; se le invita entonces a estar en portada de la edición de Madden NFL 2000, que en realidad saldrá en agosto de 1999, listo para la temporada 1999-2000, y así sucesivamente.

En la siguiente imagen podemos ver el ejemplo anterior, junto con otros dos años para aclarar más este revoltijo:

 

Fecha de lanzamiento Temporada de la NFL
Madden 2000 Agosto de 1999 1999 – 2000
Madden 2001 Agosto de 2000 2000 – 2001
Madden 2002 Agosto de 2001 2001 – 2002

Prevenir lesiones en el futbol americano

Comienza la maldición Madden

1999 – Garrison Hearst – 49ers de San Francisco

El entonces corredor de los 49ers de San Francisco fue elegido para aparecer en la primer edición de Madden NFL que tendría como portada un jugador destacado, luego de haber tenido su mejor temporada en 1998, en la que corrió para 1570 yardas.

En la primer jugada del partido divisional contra los Halcones de Atlanta del mismo año 1998, la maldición cobraría su primer víctima: Hearst se rompe el tobillo, quedando así fuera del resto de esos playoffs de la NFL y de las siguientes dos temporadas.

Aunque Hearst ganaría el título a mejor regreso del año en la temporada del 2001, con 1206 yardas por tierra, esta lesión sería el principio de su fin.

 

2000 – Dorsey Levens – Empacadores de Green Bay

Para la portada de Madden 2000, el plan original era que Barry Sanders, legendario corredor de los Leones de Detroit, fuera el rostro de la franquicia, pero poco antes de comenzar esta temporada, Sanders anunciaría su retiro.

Para algunos mercados, el tiraje ya se había producido, pero para otros, Dorsey Levens aparecería en su copia de Madden 2000. Éste había corrido para 1,043 yardas la temporada anterior, pero durante este año, el corredor de Green Bay sólo lograría 224 yardas y 3 anotaciones por la vía terrestre. Su siguiente año sería peor, ya que sólo alcanzaría 165 yardas y ninguna anotación.

 

2001 – Eddie George – Titanes de Tennessee

Eddie George parecía haberse salvado de los efectos de la maldición —había corrido para más de 1200 yardas en cinco temporadas consecutivas, incluso después del lanzamiento de la edición 2001 de la franquicia—, sin embargo, la siguiente temporada Eddie sólo correría para 939 yardas. De cualquier forma, el hechizo de Madden se mostró bondadoso en esta ocasión.

 

2002 – Daunte Culpepper – Vikingos de Minnesota

La portada del 2002 fue la primera que incluiría a un jugador que no fuera un corredor: esta vez sería el turno del señor Culpepper, quarterback, quien tras haber registrado 3,937 yardas en el 2000, se lesionaría la rodilla y perdería los últimos 5 partidos de la temporada 2001-2002.

 

2003 – Marshall Faulk – Carneros de San Luis

Faulk había conseguido correr para más de 1000 yardas por temporada durante 5 años consecutivos. esto es, hasta que lo invitaran a ser el rostro de Madden 2003.

Ese año, una lesión en el tobillo le costaría algunos partidos y una abrupta caída en sus estadísticas. Este corredor nunca volvería a conseguir una temporada de más de 1000 yardas otra vez.

 

2004 – Michael Vick – Halcones de Atlanta

Este año, el entonces mariscal de campo del equipo del halcón negro aparecería en portada. A la postre, Vick se lesionaría una pierna, permitiéndole abrir solamente 5 partidos la temporada del 2003-2004. Esto llevaría sus números de 2936 yardas, en la temporada del 2002-2003, a solamente 585 en el año de su lesión.

 

2005 – Ray Lewis – Cuervos de Baltimore

El ahora recién retirado sería el primer jugador defensivo en aparecer en la portada de la franquicia. Después de 8 temporadas consecutivas de obtener al menos una intercepción por año, Ray se rompería la muñeca y terminaría la temporada del 2004-2005 sin intercepción alguna por primera vez en su carrera. Debido a la misma lesión, en la siguiente temporada se quedaría a ver el partido desde la banca en 10 ocasiones.

 

2006 – Donovan McNabb – Águilas de Filadelfia

Para la portada del 2006, y después de haber llevado a este equipo al Super Bowl XXXIX, McNabb, desarrollaría una hernia la primera semana de la temporada 2005-2006. A pesar de esto, intentaría jugar, logrando sólo estar en 10 partidos. En su caso, pareciera que la maldición se hubiera extendido, ya que después también se lesionaría la rodilla.

 

2007 – Shaun Alexander – Halcones Marinos de Seattle

Este corredor acumularía 1880 yardas durante la temporada del 2005-2006, y sólo se había perdido un juego de 64, pero después de aparecer en la portada del Madden 2007, se lesionaría un pie, perdiendo así 6 partidos de la temporada 2006-2007. Aquel año sería el primero que no lograra correr para más de 1,000 yardas desde el 2000.

 

2008 – Vince Young – Titanes de Tennessee

En la edición de Madden 2008, este mariscal de campo fue elegido para aparecer en la portada: había generado gran expectativa por sus destacados números como colegial y había sido finalista para ganar el trofeo Heisman —máximo galardón otorgado al jugador más sobresaliente en el futbol americano universitario—. Sin embargo, durante la temporada de 2007-2008, Vince tendría más pérdidas de balón (20) que touchdowns (12), y se perdería un juego por primera vez en su vida con una lesión de cuádriceps.

 

2009 – Brett Favre – Empacadores de Green Bay

Cuando uno piensa en los mejores tiempos de este equipo inevitablemente viene a la mente este icónico quarterback, que había anunciado su retiro la temporada anterior.

La franquicia de Madden, como homenaje a su larga y próspera carrera, decidiría desplegarlo en portada, sin saber que poco tiempo después Favre decidiría salir del retiro (por primera vez) para regresar ahora con los Jets de Nueva York.

Aquella temporada, sus números fueron lamentables, por lo que inmediatamente sería cortado por ése equipo, para después ser contratado por los Vikingos de Minnesota, donde sus números tampoco serían nada interesantes. Desde su salida de los Empacadores, y hasta su retiro, Favre ya sufría de una lesión en el bíceps derecho.

 

2010 – Larry Fitzgerald/Troy Polamalu – Cardenales de Arizona/Acereros de Pittsburgh

La portada del Madden 10 sería la primera que tendría a dos figuras: Larry Fitzgerald, ala abierta de los Cardenales de Arizona, y a Troy Polamalu, safety libre de los Acereros de Pittsburgh.

Larry sufriría de una lesión de rodilla, pero eso no le cobraría ningún partido, y además terminaría la temporada 2009-2010 con 13 recepciones para touchdown, la cifra más alta en su carrera.

En cambio, la lesión que sufriría Polamalu –también de rodilla— le ocasionaría no participar en 11 partidos. Esto provocaría que su equipo se perdiera de los playoffs de esa temporada —lo cual fue una gran sorpresa, pues ellos eran los campeones defensores—.

 

2011– Drew Brees – Santos de Nueva Orleans

Este quarterback del equipo negro y dorado sería el (¿afortunado?) en aparecer en la portada de Madden 11, y aunque tuvo una temporada bastante aceptable en números, jugaría la mayor parte de la temporada con una lesión de ligamento colateral medial, y tendría la peor temporada de su carrera en cuanto a intercepciones, con 22.

Además, su equipo sería sacado de los playoffs por los Halcones Marinos de Seattle —el primer equipo que llegó a playoffs habiendo ganado menos de la mitad de sus partidos durante temporada regular—.

 

2012 – Peyton Hillis – Cafés de Cleveland

Para la elección del rostro de la portada de Madden 12, la mecánica cambiaría: esta vez serían fans los que votarían por el jugador de su elección. De esta manera, Peyton Hillis, el entonces corredor de los Cafés de Cleveland, resultaría ganador. En la temporada siguiente, Hillis perdería 6 juegos por lesiones, y esto le llevaría también a bajar sus estadísticas significativamente.

 

2013 – Calvin Johnson – Leones de Detroit

Este ala abierta parece ser quien rompe con esta maldición, al menos por el momento, pues durante la temporada del 2012-2013, tendría más yardas que el año anterior, pero su número de touchdowns sí se vería mermado de 16 a sólo 5. Además, Calvin sufriría una lesión en ese año,que, en palabras de él mismo, le dificultaría sostener el balón.

 

2014 – Barry Sanders – Leones de Detroit (retirado)

En agosto de 2013, la franquicia acaba de sacar a la venta su más nueva versión para las consolas existentes, donde Barry Sanders vuelve a aparecer en la portada.

Algunos dicen que de esta forma se cerrará el ciclo… y eso es justo lo que espera Adrian Peterson, corredor de los Vikingos de Minnesota, pues él será el rostro para este mismo año, pero en la versión que saldrá para la nueva generación de consolas.

 

¿Qué ha pasado después?

Para muchos jugadores, los efectos de esta maldición marcarían el principio del fin de su carrera, como fue el caso del corredor de Green Bay, Dorsey Levens; sus números bajaron abruptamente de 1,034 yardas (’99) a 224 (’00) y en sus siguientes (y últimas) 5 temporadas en la liga, Levens nunca corrió para más de 500 yardas.

Por otro lado, están los jugadores que sí se han recuperado, como es el caso de Drew Brees, mariscal de campo de los Santos de Nueva Orleans, quien a pesar de haber tenido su peor temporada en cuanto a intercepciones, se recuperó para la siguiente temporada, aumentando sus yardas por aire en 856 y sus pases de anotación de 33 a 46.

Esta maldición –o superstición— de la portada de Madden ha llevado a que cada año se le pregunte al jugador electo en cuanto a su postura en relación a esta situación.

Evidentemente, todos dicen que no creen en ella, y que simplemente han sido coincidencias, como fue el caso de Peyton Hillis que, tras haber sido electo, dijo que él no creía en la maldición de Madden, y que lo iba a probar con su desempeño. Después de los juegos que perdió por lesiones, el jugador cambió su forma de pensar y declaró (inglés) en una entrevista a Associated Press, agencia internacional de noticias:

Las cosas no me favorecieron este año. Hay algunas cosas que pasaron este año que me hicieron creer en las maldiciones. No hay duda de eso.

Algunos expertos dicen que no hay tal cosa como la maldición de Madden, para ellos es simplemente la naturaleza del juego. En un deporte como el futbol americano, mantener la clase de números que llevan a destacar tanto por dos o más temporadas, como para aparecer en la portada de un videojuego tan icónico y famoso, no es cosa fácil.

Además, los otros equipos, y como parte de los enfrentamientos, tuvieron que aprender, de un año a otro, cómo neutralizar a ese jugador. Por otro lado, la trayectoria de un jugador profesional de futbol americano suele no ser tan prolongada, y puede ser que cuando haya sido elegido como portada de Madden, lo haya hecho en la segunda mitad de su carrera.

A final de cuentas, la decisión de creer o no en supersticiones, maldiciones, o datos duros y fríos, la toma cada uno… y crédulos o no, nosotros, los fanáticos de la franquicia Madden, nos mantendremos a la expectativa.

Imagen vía Flickr por el usuario Zolotkey – CC BY-ND.

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario