Las mascotas en el futbol americano colegial

Keggy el Barril, mascota del equipo de futbol americano de la Unversidad de Dartmouth

Keggy el Barril

Cuando uno piensa en la mascota de un equipo, lo primero que se le viene a la mente es algo que deje bien sentado el orgullo que se siente por aquella ciudad o universidad… Deberá ser algo que deje bien clara la ferocidad con la que se van a jugar los partidos, y se van a defender los colores… algo que haga a los jugadores sentirse orgullosos de su uniforme… y que, además, haga que cada vez que lo porten se sientan privilegiados de jugarse la vida en el campo.

Bueno, puede ser que esté exagerando un poco… pero por otro lado, creo que sí hay algunas mascotas que deberían de haber considerado dos veces antes de presentarlas como la cara de un equipo. Aquí les dejo una pequeña lista de algunas de ellas.

6 tipos de fans de la NFL

Brutus Buckeye – Universidad de Ohio

En 1965, la Universidad de Ohio decidió que necesitaba una mascota.

En esos tiempos, la mayoría de las mascotas de los equipos de casi cualquier deporte era algún animal, pero esta universidad quiso hacer las cosas diferentes, tanto como para tomar a un estudiante, ponerle su uniforme y agregarle una cabeza en forma de castaña con ojos y boca… así nació Brutus Buckeye.

 

El Árbol – Universidad de Stanford

¿El Árbol? ¿Un árbol? ¿En serio? Por si fuera poco… ¿un árbol con labios grandes y rojos? Bueno… supongo que cuando llega la época navideña no es tan mala idea. Probablemente fue uno de los criterios de desempate al escoger la mascota. Pero de todos modos… ¿un árbol?

 

Otto La Naranja – Universidad de Siracusa

Pueden tirar a Otto desde un helicóptero y que al caer vaya formando letreros en el aire, pueden hacer que cuando su paracaídas se abra despliegue colores, luces y formas espectaculares… o hasta hacer que a medida que va cayendo hacia el estadio vaya tirando billetes de 20 dólares… pero esta mascota seguirá siendo una fruta.

Celebraciones en la NFL

Keggy El Barril – Universidad de Dartmouth

¿Por qué no? ¡Nada intimida más a los contrincantes que una lata con pies y ojos con mangas y mallas verdes! A pesar de la polémica que ocasionó su presentación, la mayoría de los alumnos de esta universidad dicen que esta mascota en realidad capta la esencia de la gente que representa.

 

Big Red – Universidad del Oeste de Kentucky

¿Quién dejó abierto Plaza Sésamo? Hay qué reconocer que Big Red es algo simpático, y hasta un poco tierno… pero ¿quién quiere una mascota que inspire ternura?

 

Basta ver esta pequeña lista para darnos una idea de las creaciones tan extrañas que andan impunes por ahí. Ciertamente hacen falta varias mascotas que fácilmente podrían entrar en esta categoría, y para eso, queda el foro abierto en el espacio de los comentarios.

Fotografía del dominio público vía Wikimedia Commons.

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario