Lectura para un receptor

Recibiendo pase para touchdown

Receptor completando pase para touchdown

Ok, eres receptor: te formas en la línea, corres, te descubres, el quarterback te lanza el pase, lo recibes, sigues corriendo, anotas; fácil, ¿no? Pero hay mucho más que eso…

Por ejemplo, ¿qué jugada mandó el quarterback? ¿Qué tienes que hacer en esa jugada? Si es carrera, ¿va por tu lado?, ¿a quién bloqueas? Si es pase, ¿qué trayectoria tendrá?, ¿a cuántas yardas?

No te preocupes, la respuesta a todas esas preguntas será dada simplemente por la jugada que se mande en el huddle, dando por hecho, claro, que hayas estado presente durante los entrenamientos en los que se practicó esa jugada.

Pero aun después de responder a todas esas cuestiones, recuerda que también juega el otro equipo… y aquí es donde se pone más interesante. Si bien es cierto que tu primer trabajo es aprenderte a la perfección lo que te toca hacer en la jugada, y lo más importante, ejecutarlo a la perfección, hay otras cosas que es muy conveniente que aprendas y apliques.

Como ya hemos platicado en otros posts, las defensivas usan varios tipos de formaciones, coberturas y jugadas para mantener cierto nivel de imprevisibilidad, y para ajustar de acuerdo al tipo de ofensiva que presente el equipo contrario.

Para lograr esto, la defensiva tiene opciones como cover 1, cover 2, cobertura de zona, cobertura personal, etc. Aquí vamos a platicar un poco sobre lo que tienes qué leer y cómo tienes que reaccionar en base a tus lecturas.

Al ser capaz de leer las defensivas, te volverás un dolor de cabeza para ellos, pues te habilitará para liberarte más fácil de la persona que te está cubriendo, lo que te pondrá en mejor posición para hacer la recepción.

 

Conoce a tu oponente

En las ligas donde a veces se juega en México, esto no es tan sencillo, pero sería muy buena idea conseguir un video de algún —o algunos— partidos del otro equipo. De no ser posible, sería bueno que pudieras platicar con alguien que haya jugado contra ellos.

Esto te puede abrir el panorama de muchas maneras, pues puedes enterarte desde la formación defensiva que usan, hasta algunos de los puntos débiles del perímetro en general, pero sobre todo del esquinero que tendrá la tarea de cubrirte.

 

Observa a tu esquinero

Durante muchas de las jugadas, tú, como receptor, sólo servirás de señuelo, y muchas veces de bloqueo, pero aunque sepas que el pase no va para ti, o la carrera no va por tu lado, es buena idea que de cualquier manera corras tu ruta como si fueras tú el que va a recibir el balón. Esto te permitirá ver una “simulación” de la forma en la que reacciona tu esquinero.

Claro, no por hacer esto te vayas a olvidar de tus asignaciones de bloqueo, si es el caso, y además recuerda que aunque tú no seas el receptor primario en alguna jugada, de cualquier forma puede ser que termines recibiendo el pase.

 

Observa a los safeties

Vaya o no el pase para ti, siempre presta atención a la distancia que hay entre los safeties y la línea, y a la reacción de los mismos, sobre todo cuando rebasas a tu esquinero. Esto te permitirá “calcular” el espacio real que hay entre el esquinero que acabas de rebasar y el safety que buscará reaccionar inmediatamente hacia ti cuando el pase vaya a tu zona.

 

Conoce a tu quarterback

Quarterback buscando receptor

Quarterback buscando receptor

No sólo los linebackers — o apoyadores— disparan para tratar de capturar al quarterback. Muchas veces también los esquineros lo intentan.

Esto a veces representará una oportunidad de oro para ti y para tu mariscal de campo, pues se creará un espacio natural donde muy probablemente alcances a recibir el balón y ganar algunas yardas extras.

Así que es buena idea tener alguna palabra que puedas gritar en la línea para indicarle al quarterback que crees que tu esquinero va a disparar, y que lo más probable es que tengas un espacio.

 

Pon atención en tus trayectorias

Es un hecho que los jugadores del perímetro tienen que ser muy rápidos, pero a pesar de que, en promedio, la defensa tal vez sea más rápida que la ofensiva, el factor sorpresa es algo a lo que se le tiene que sacar provecho.

Lo que quiero decir es que, en tu caso, como receptor, tu esquinero no sabe cuál es la jugada que viene, y esta es el arma más valiosa que tienes.

En términos prácticos, aunque tu esquinero sea más rápido que tú, si haces bien tus trayectorias, marcas bien tus cortes y aprendes a jugar con tus pies, podrás casi siempre sacar ese medio paso de ventaja que necesitas para ganarle la posición y hacer la recepción.

 

Entrena

Ante todo, y para cualquier posición, no hay nada que se pueda comparar con las repeticiones, pues de ellas se adquieren los hábitos. Es por esto que es tan importante entrenar con la mente en hacer bien las cosas, pues si lo haces mal, te vas a acostumbrar a hacerlo mal, incluso durante los partidos.

 

¿Hay algo que nos puedas compartir para ser un dolor de cabeza para los esquineros y los defensivos en general?

 

Imágenes de dominio público, vía Wikipedia.

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario