Linebackers vs. corredores

Linebacker vs. Running Back

Linebacker vs. Running Back

En el duelo de Linebackers y corredores, el asunto fuerza vs velocidad es lo más importante.

Los corredores: fullback y halfback

Los jugadores que tienen por misión acarrear el balón deben ser elusivos, aunque como vimos antes, el fullback (FB) debe ser fuerte y pesado, lo que lo hace difícil de taclear; es por esta razón que busca ganar yardas apoyándose en su fortaleza.

El fullback tiende a buscar el contacto y romper los tacleos (es una forma de decir que en el contacto, el ofensivo logra vencer al defensivo y éste no logra derribarlo), y su objetivo, por lo general, es ganar poco yardaje, digamos el suficiente como para conseguir un primero y diez cuando faltan 2 yardas.

En cambio, el halfback (HB) se caracteriza por evadir el tacleo, y aunque no es tan poderoso como el FB, debe ser resistente para soportar los contactos duros, ya que su propia velocidad es un arma de dos filos: resistir el embate de un defensivo es ya de por sí un gran esfuerzo, pero si, además, sumamos la velocidad con que el halfback se mueve, esa misma velocidad puede hacerle perder el duelo al momento del impacto contra el tacleador: algo así como estrellar un auto a 120 kms por hora contra un muro de contención.

Por esta razón, usualmente, los halfbacks deben estar concentrados en ganar más yardas, enfrentándose al defensivo en un contacto en el que seguramente no sacarán la mejor parte o eludiéndolo para acarrear el balón y seguir ganando terreno en el emparrillado. Sus metas por jugadas suelen ser de medio a largo alcance, digamos que de 5 a 10 yardas por acarreo.

No se puede juzgar de la misma manera a un fullback y a un halfback, ya que sus funciones y características son distintas. Aunque, como en todo, no podemos hablar de absolutos, recordemos a Jerome Bettis —apodado “The Bus”, o el Camión—, que jugó muchos años con Acereros de Pittsburgh: su posición era la de halfback, pero curiosamente era un jugador muy pesado, incluso casi de la talla y peso de un liniero ofensivo promedio, y su principal virtud no era la velocidad, sino la fuerza con que embestía a los defensivos: difícilmente lo paraban al primer contacto.

Nada está escrito en piedra, pero digamos que las características usuales de estos corredores son las que describimos.

Aprende las posiciones y características de los jugadores de la línea ofensiva

Los linebackers

Los linebackers o apoyadores son jugadores que se encuentran detrás de la línea defensiva (tacles defensivos y alas defensivas), y se encargan de mantener a raya los ataques terrestres.

Aunque debo señalar que tienen otras funciones igual o más importantes incluso que ésta, pero para fines de una explicación breve y sencilla, pensemos en ellos como los que apoyan a la línea (de ahí el nombre de apoyadores) para detener el ataque de los corredores.

Para poder entender mejor esta posición pensemos que, al igual que los corredores, hay dos tipos:

  • Uno grande y fuerte, y cuyo trabajo es hacer persecuciones de corto alcance y taclear de manera contundente (es decir golpeando duro), además, debe recurrir a su reacción y agresividad debido al poco tiempo que tiene para reaccionar y debido a la distancia, que es mucho menor, tiende a estar en constante golpeo contra los ofensivos.
  • Otro que es más veloz que el primero, y tiende a estar en jugadas de mayor alcance, lo que implica mayor recorrido para atrapar al ofensivo que porta el balón, por lo que tiene más tiempo y distancia que el otro tipo de LB.

Usualmente la posición conocida como linebacker central es la que detenta el poderío y fortaleza de los apoyadores, y los externos, aunque igualmente agresivos y fuertes, son más rápidos.

Esto lo debe tener claro un corredor, a la hora de enfrentarse a los linebackers, debe conocer bien la posición y las características del jugador defensivo, ya que al momento de enfrentarse a alguno de ellos será determinante si se enfrenta a alguien tan rápido como un corredor o más fuerte y pesado que un corredor, y tendrá que decidir, en el flujo de la jugada, si lo elude o se enfrenta golpeando.

Es importante señalar que los linebackers no juegan de manera fija en las formaciones defensivas: pueden cubrir pase, intentar atrapar al quarterback atrás de la línea de scrimmage (en un movimiento que se conoce como disparo), entre otras.

Tampoco las características son inamovibles: se puede tener un linebacker central más rápido que fuerte, o más técnico que golpeador; lo mismo sucede con los externos. Sin embargo, en el duelo de linebackers y corredores, el asunto fuerza vs velocidad es lo más importante, de hecho se pudiera decir que de eso se trata cuando un corredor se enfrenta a un LB. 

Linebackers vs. corredores

Si bien es cierto, como ya mencionamos, que los apoyadores cumplen diversas funciones, el motivo central de este texto es ver cómo se enfrentan corredores vs. linebackers, por lo que me limitaré a explicar de manera breve y sencilla cómo se da regularmente el duelo entre estas posiciones.

Los corredores como el halfback —que tienden a ser ágiles y elusivos, y tal vez no tan poderosos, fuertes y pesados—, tienden a buscar espacios abiertos, correr hacia la banda (coloquialmente se dice: correr por fuera) y evitar el contacto, por lo que dependen mucho más de su velocidad.

El corredor de poder o fullback, tiende a correr por espacios cerrados, no es elusivo, busca el contacto, es fuerte y pesado, y usualmente carece de agilidad.

Estas referencias sobre los corredores las tiene un linebacker y las conoce bien, por lo que a la hora de que uno de los corredores toma el balón, el linebacker debe estar consciente de qué tipo de corredor es. Esto marcará en gran medida el éxito de la tacleada.

Si es un corredor de poder, el linebacker deberá reaccionar de manera explosiva y con una firme tendencia al contacto, a golpear y a taclear, porque de otra manera un fullback poderoso podrá quitarse la tacleada fácilmente, esto es, que no basta con atraparlo y derribarlo, sino que el linebacker, además, debe golpear fuerte porque seguramente el corredor de poder lo hará.

En cambio, si el corredor que toma el balón es un halfback, que es veloz y elusivo, el linebacker deberá apostarle más al recorrido que realizará y la forma en que le cerrará los ángulos de escape a este tipo de corredor, y al momento de hacer contacto con éste derribarlo, por lo que no es sabio hacer su persecución esperando que el corredor también quiera el contacto, pues tiende a ser ágil y buscar espacios para escapar, son estos espacios los que el linebacker debe ir cerrando cuando va en ruta de cacería contra el halfback.

Aquí podemos ver un ejemplo de un corredor elusivo y ágil, nótese como busca los espacios y evita el contacto, aprovechando los bloqueos al inicio de la jugada. Los defensivos no pudieron cerrarle los espacios.

Los linebackers deben hacer lectura antes y durante una jugada; una de las tantas que hacen o pueden hacer está muy relacionada con los corredores, y es la lectura de la línea ofensiva.

Cuando la línea ofensiva inicia su movimiento hacia el frente, por lo regular indica que se hará una carrera; si el linebacker se percata de esto a tiempo, tiene una ventaja sobre el corredor.

La segunda lectura es el movimiento de pies y cadera del corredor, porque esto indica hacia qué punto iniciará su carrera, punto que probablemente indicará el hueco que quiere atacar. Por lo que el linebacker deberá primero cerrar ese espacio (hueco) para el corredor, llegar a ese punto, para luego iniciar su persecución y completar la tacleada. Este sería un duelo clásico entre un linebacker externo y un halfback, en el caso de que el corredor esté buscando los huecos o espacios exteriores conocidos como off tackle o hacia la banda.

En cambio, cuando hablamos de carreras por el centro de la línea ofensiva donde puede estar posicionado un linebacker central, por la distancia que existe desde el punto donde el corredor toma el balón y la línea, las jugadas suelen ser muy rápidas, y aunque en este caso el linebacker central operaría de la misma manera, la diferencia es marcada por el tráfico de jugadores que hay en ese espacio, y las probabilidades de ser bloqueado por un liniero ofensivo son mayores, por lo que debe ser mucho más explosivo y estar preparado para golpear duro, ya sea a un bloqueador o al corredor que porta el balón.

En este video podemos apreciar como el linebacker central inicia su movimiento hacia la línea de scrimmage, por el poco tiempo que tiene para reaccionar, aventaja cuando ve que los linieros ofensivos salen hacia al frente, se topa con un corredor que viene como bloqueo, lo que permite que el linebacker externo ataque al corredor que tiene el balón sin ser obstaculizado, el externo tiene más tiempo, cierra el espacio, y el corredor no tiene por donde escapar, por lo que prácticamente se entrega a la tacleada.

Es muy importante para el linebacker central leer la línea y después al quarterback. Si el quarterback inicia hacia atrás, tiende a ser pase, y si define con sus manos y cadera una entrega de balón, será carrera. Finalmente debe leer los pies y la cadera del corredor, sólo que su persecución suele ser muy corta, y el contacto muy probable, por lo que se puede decir que debe ser agresivo, fuerte y golpeador, pero sobre todo reaccionar rápido, muy rápido.

Ahora bien, debemos tomar en cuenta que los corredores, sobre todo los que juegan en la posición de halfback, cuentan con una gran ventaja, pues los bloqueadores les abren camino no sólo en la línea sino también en campo abierto, estos bloqueos, diseñados para abrir espacios y evitar que tacleen al corredor, complican el trabajo del linebacker, aunque, claro, no todo es miel sobre hojuelas: si un corredor no puede predecir dónde estará colocado el linebacker al momento de que su bloqueo llegue, puede exponerse a ser tacleado, por lo que no todo es velocidad ni agilidad, sino también lectura, es decir, también el corredor debe colocar con sus movimientos al linebacker en un lugar donde pueda ser alcanzado por el bloqueador ofensivo.

Acerca de Sibrian Arciniega

Jugó futbol americano con Ocelotes de la UNIVA, de 1998 a 2006. En el mismo equipo, fue entrenador ofensivo en categoría juvenil.
Es Lic. en Psicología. Poeta y promotor cultural. Fue entrenador de tocho bandera en el equipo de Tigritas en Guadalajara, Jalisco.

Deja un comentario