Patadas en el futbol americano

Patada de despeje de Cuervos de Manzanillo

Patada de Cuervos de Manzanillo

Una de las preguntas más frecuentes que todos los amantes de este deporte recibimos muy frecuentemente de las personas que no son tan cercanas al mismo es definitivamente la de “pero por qué se llama futbol si casi para nada se usan los pies para jugar”. Claro, esta pregunta, tomando en cuenta el hecho de que en inglés la palabra football significa “balón pie”.

 

El origen del futbol americano

Haciendo una pequeña reseña,  el futbol soccer y el rugby, además de orígenes, compartían muchas reglas, hasta que en 1863 se dividieron en dos deportes totalmente diferentes.

Tiempo después, el futbol americano nació como una versión evolucionada del rugby, junto con algunos cambios de reglas propuestos en 1880 por Walter Camp, quien es considerado el padre del futbol americano. Desde ese momento, el futbol americano se convirtió en un deporte diferente al rugby y al soccer, aunque muy arriba en el árbol genealógico comparten los mismos comienzos.

Estos orígenes, junto con el hecho de que sí se patea el balón, es lo que le da el nombre a nuestro deporte.

Entonces, sabiendo ahora que sí tiene razón de ser el nombre del deporte que amamos, y entrando más el tema, podemos platicar acerca de esos momentos donde se usan los pies en el fútbol americano.

 

La patada de salida, inicio o kickoff

Al comenzar el partido, y después de cada anotación (excluyendo el safety), se entrega el balón al equipo contrario, para ello se coloca el balón en la yarda 35 (¿te suena familiar?) y por medio de una patada se le entrega al equipo rival —hace dos años se posicionaba en la yarda 30, pero por procurar la seguridad de los jugadores de ambos equipos, se modificó esta regla, favoreciendo así los touchbacks y evitando los regresos, y por lo tanto las tacleadas y bloqueos en campo abierto, que suelen ser los golpes más fuertes—.

Patada de kickoff que termina en una devolución de 94 yardas en el Fiesta Bowl del 2013

 

La patada corta (Onside kick)

Cuando un equipo está atrás en el marcador y necesita recuperar el balón lo más pronto posible, una vez que hizo un touchdown o gol de campo, tiene la opción de intentar una patada corta en vez de una de salida o kickoff.

Hay que tomar en cuenta que una vez pateado el balón, y ya que haya recorrido 10 yardas desde la posición inicial, éste se convierte en bola libre y es posible para cualquier equipo recuperarlo.

Con esto en mente, el pateador intentará una patada angulada, apuntando hacia la banda, 10 o 15 yardas adelante, y haciendo contacto con el balón en su parte superior, para provocar así un bote irregular y alto, que se da por la forma alargada del mismo.

De esta manera, el balón idealmente pasará por encima de la primer línea de oponentes. El resto del equipo, que intentará recuperar la patada, se forma de manera que los jugadores estén cargados hacia el lado que irá la patada.

Leones de Detroit hace una patada corta y recupera

 

El punto extra (Extra point kick)

Cuando la ofensiva logra su objetivo primordial, que es anotar touchdowns, también se gana la oportunidad de complementar su anotación con un punto extra. Este es básicamente un gol de campo que se ejecuta desde la yarda dos del mismo lado en el que se acaba de anotar el touchdown.

Vale la pena mencionar que en este momento se está analizando la probabilidad de eliminar estas patadas de punto extra, pues sólo un porcentaje muy bajo de estas se fallan, y se pierde un poco la continuidad y espectacularidad del juego.

Al menos durante la pretemporada del 2014, se intentará el punto extra desde la yarda 20, y en base a los resultados se determinará si llevar esto a la temporada regular.

Punto extra de San Francisco

Pateando en 4a oportunidad

Como ya sabemos, durante una serie ofensiva se tienen 4 oportunidades para avanzar por lo menos 10 yardas y así obtener otras cuatro oportunidades para lograr, en teoría, avanzar todo el campo hasta llegar a la zona de anotación enemiga y conseguir el touchdown.

Muchas veces las cosas no salen como se tienen pensadas, y si durante las tres primeras oportunidades la ofensiva no consigue avanzar estas 10 yardas, vendrá la 4a oportunidad, y aquí tendrán que decidir si intentan avanzar el resto de las yardas que les hacen faltan, aunque si fallan, tendrán que entregar el balón al equipo contrario en la yarda donde haya terminado la última jugada.

Sin embargo, tendrán otras dos opciones:

 

Patada de despeje (Punt)

La idea es entregar el balón pero alejándolo lo más que sea posible de la propia zona de anotación. El pateador de despeje se coloca unas 15 yardas atrás del centro, y cuando salga la bola, éste se lo arrojará por debajo de sus piernas para que lo reciba el primero y realice la patada. Tomando en cuenta que el promedio de distancia de un pateador de despeje es de unas 50 yardas, este jugador intentará lo siguiente:

    • Si su equipo está a unas 50 o más yardas de la zona de anotación del equipo contrario, que la patada llegue lo más lejos posible, de manera que la ofensiva del otro equipo comience lo más alejado de la zona de anotación que su equipo estará protegiendo. Y además de distancia, el pateador intentará darle a su patada la mayor altura posible, equilibrando estos dos factores, de manera que el resto de los jugadores de su equipo tengan la oportunidad de llegar rápido al regresador de patada contrario y puedan hacer la tacleada lo más pronto que sea posible, para no conceder más yardas.
    • Si su equipo está a menos de 50 yardas, el pateador intentará esquinar su patada de manera que salga por las bandas lo más cerca que sea posible de la zona de anotación del equipo contrario, pues si logra hacerlo, la bola se colocará justo en la yarda donde salió por la banda, y mientras más encerrada se tenga a la ofensiva contraria, menos opciones tiene, o se vuelve más predecible. Si el balón cruza la línea imaginaria de donde comienza esta zona de anotación, y sale por las bandas o el fondo de la misma, el árbitro marcará un touchback, ya no habrá regreso, y el balón se colocará en la yarda 20 del lado del contrario.

Aquí una patada de despeje de 79 yardas

 

Patada de gol de campo (Field goal kick)

Si está dentro del alcance del pateador de goles de campo (que es generalmente diferente al de despeje), el coach podría decidir intentar el gol de campo, que es una de las maneras que se tienen para colgar puntos en el marcador.

    • Al intentar uno de estos, el acomodador se coloca a unas 7 yardas atrás del centro, mientras que el pateador generalmente cuenta dos pasos hacia atrás y dos pasos laterales hacia el lado contrario de su pie fuerte (el pie con el que va a patear).
    • Cuando la jugada sale, el centro arroja el balón al acomodador, quien lo coloca en el piso con las cuerdas hacia el lado contrario del pateador, y éste a su vez, intentará hacer que pase el balón entre los brazos de la Y que está al fondo del campo.

Si bien no significan seis puntos como en un touchdown (sin su punto extra), son tres puntos que más tarde bien podrían marcar la diferencia entre ganar o perder.

John Dempsey logra el récord de patada de gol de campo de 63 yardas

Aquí cabe hacer la aclaración de que estas dos patadas se hacen generalmente en cuarta oportunidad, pero se pueden hacer en realidad en cualquier momento.

 

Como ya lo mencionaba, estas son las situaciones que justifican que este deporte, que mayormente se juega con las manos, reciba el nombre de “futbol”, y cabe mencionar que el uso de los pies en otras ocasiones es penalizado.

Por ejemplo, cuando hay un balón suelto, no se permite patear el balón para acercarlo a algún compañero de equipo, o para alejarlo de los contrarios, y tampoco para avanzarlo por el campo con la intención de recuperarlo más delante.

¿Qué piensas? ¿Deberíamos conservar el nombre de “futbol”? ¿Qué nombre propondrías tú? ¡Deja tu opinión en la secc

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario