Penalizaciones para la ofensiva: pantallas y bloqueos en tocho bandera

Bloqueo en tocho bandera

Bloqueo en tocho bandera

El tochito bandera, como hemos visto en otras colaboraciones, se caracteriza por ser un deporte sin golpeo, es decir, no se lo considera un deporte de contacto directo (está prohibido golpear, taclear y bloquear); esto hace que el tocho sea ágil y dinámico, antes que agresivo o fuerte.

Sabemos que hay distintas modalidades y categorías en el tochito bandera —entre ellas algunas en la que incluso es válido el contacto y juegan con línea ofensiva y defensiva—, pero en general la idea es realizar el equivalente a una tacleada quitando alguna de las dos banderas  que porta el ofensivo en su cadera.

También el ofensivo tiene sus limitantes, puesto que al no ver bloqueos ni pantallas, cuando porta el balón en un acarreo, ninguno de sus compañeros puede interponerse entre él y el defensivo, y mucho menos interferir mediante contacto para que el defensivo no pueda realizar el tacleo. Por lo que el ofensivo que porta el balón se queda solo frente al defensivo que quiere taclearlo, lo que da como resultado que dependa mucho más de su agilidad y su capacidad creativa para realizar cortes y esquivar al contrario, que del apoyo de un bloqueador como en el futbol americano.

Cuándo suceden

Las penalizaciones varían de acuerdo a la modalidad, la categoría y la liga, pero podemos encontrar dos de manera más o menos recurrente: la pantalla y el bloqueo. La primera se da cuando un jugador ofensivo se interpone en el flujo de la jugada, entre el defensivo que busca taclear y el ofensivo que porta el balón; el bloqueo se da en una situación parecida, pero el ofensivo no sólo se interpone, sino que además recurre al contacto para detener al defensivo que intenta quitar la bandera de la cadera de quien, en ese momento, en el flujo de la jugada, porta el balón.

Ambas penalizaciones son muy claras, aunque debemos señalar que hay otras reglas similares que regulan el contacto, y que pueden complicar un poco el entendimiento del tocho bandera, como la penalización de contacto no intencional, o la de falta personal (esta última cuando hay un contacto que al árbitro le parece fue con intención de golpear y/o lastimar al rival).

Sin embargo, para ir entendiendo mejor estas penalizaciones, en este texto nos enfocaremos únicamente a las pantallas y bloqueos, y dejaremos para después, el resto de penalizaciones relacionadas con el contacto.

Pantallas y bloqueos en la ofensiva: penalizaciones

1.- Si hay el balón se intercambia de mano a mano entre ofensivos, o resulta ser un engaño de intercambio de mano a mano, los ofensivos que participan en dicha maniobra deben desplazarse en direcciones opuestas para evitar bloquear al defensivo o interrumpir su trabajo cuando hace un recorrido para taclear a quien porta el balón, de otro modo puede resultar en una pantalla o bloqueo. Si ambos salen en la misma dirección, se castiga con 10 yardas.

2.- Si el jugador ofensivo que no porta el balón se interpone entre un defensivo y el ofensivo que tiene posesión del balón y con ello entorpece el trabajo del defensivo que se encuentra en curso de realizar la tacleada, se castiga con 10 yardas.

3.- Si un ofensivo hace contacto directo (ya sea desplazando, empujando o sosteniendo) con la intención de evitar que un defensivo taclee al ofensivo que tiene posesión del balón, se considera como bloqueo y se penaliza con 10 yardas. Cabe señalar que no en todas la situaciones en las que un ofensivo contacte a un defensivo se marcará bloqueo, hay otros situaciones que pueden ser penalizadas por el árbitro y que dependerán de su apreciación. Aunque por lo general el bloqueo es sencillo de distinguir, en algunas ocasiones el árbitro puede considerar que el contacto generado no fue con intención de bloquear, sino de lastimar y se puede marcar falta personal o conducta antideportiva, y como mencionamos anteriormente, estas penalizaciones serán motivo de colaboraciones posteriores.

Aunque algunas de estas situaciones pueden variar en las diferentes ligas, categorías y modalidades, sirven para dar una idea general sobre las pantallas y bloqueos. 

¿Qué hacer para no incurrir en estas faltas?

Con respecto al intercambio de balón mano a mano o cuando se hace un engaño con esta maniobra, es importante que los jugadores, tanto el quarterback como quien va a recibir el balón, se acostumbren a realizarlo con trayectorias contrarias. Por ejemplo, si un quarterback entregará el balón a un corredor que se encuentra posicionado de su lado izquierdo, el corredor se moverá de izquierda a derecha, así, es recomendable que el quarterback realice su movimiento hacia el lado contrario, es decir, de derecha a izquierda, para que luego de la entrega del balón, cada uno siga su curso (en direcciones contrarias) y eviten la penalización por moverse en la misma dirección.

En cuanto a las pantallas, es común que sucedan aun sin intención, por ejemplo, cuando un jugador porta el balón y se lo picha  a un compañero que viene detrás de él y éste atrapa el balón y empieza a correr, si el primer ofensivo (el que pichó), por inercia, sigue corriendo y en algún punto parece que va al frente y el que ahora porta el balón va atrás e interfiere en la capacidad de los defensivos para trazar sus recorridos adecuados para taclear, se castiga como pantalla. Lo recomendable es que quien picha en primera instancia se detenga para que el ofensivo que recibe el pitch pueda seguir adelante sin que haya posibilidad de pantalla.

En el caso de los bloqueos, es simple: no hacer contacto con los defensivos, no empujarlos ni agarrarlos en ninguna situación de juego.

Estas penalizaciones equilibran las oportunidades para los defensivos , pues tienen que ser muy cuidadosos para quitar las banderas sin realizar contacto alguno; en eso radica la importancia de que los ofensivos no usen las pantallas y los bloqueos: tener, por decirlo así, igualdad de condiciones en las distintas situaciones de juego.

Imágen vía Flickr por Joint Base Elmendorf-Richardson – CC BY-ND. 

Acerca de Sibrian Arciniega

Jugó futbol americano con Ocelotes de la UNIVA, de 1998 a 2006. En el mismo equipo, fue entrenador ofensivo en categoría juvenil.
Es Lic. en Psicología. Poeta y promotor cultural. Fue entrenador de tocho bandera en el equipo de Tigritas en Guadalajara, Jalisco.

Deja un comentario