Por qué es importante la derrota en el tocho bandera

 

Panteras viendo a sus compañeras

Panteras viendo a sus compañeras

¿Cuántas veces he perdido? Incontables. ¿Lo seguiré haciendo? Es muy probable. Por ejemplo, en el Turista siempre pierdo, pero perder en el tocho bandera es diferente, porque, primero que nada, se pierde en equipo.

El novato del año

Perder en equipo

Reunión del equipo del Tec Milenio

Reunión del equipo del Tec Milenio

En un equipo todos los miembros pierden independientemente del mérito que se haya tenido individualmente, porque funcionamos como un solo organismo.

Lo que se siente después de un juego perdido generalmente se resumen en decepción y auto reproche, y ni digamos sobre el discurso de un coach después del juego perdido: estos discursos sobre derrota casi siempre contribuían al dolor que ya teníamos, y a concientizar sobre los errores cometidos, para después pasar a la parte motivante donde lo pasado se queda en el pasado y sólo queda seguir adelante. Pero esto no era todas las veces igual, hay circunstancias diferentes en las que se pierde.

En una competencia siempre habrá un ganador y un perdedor, aunque las razones de perder pueden ser diferentes, como tener un rival más fuerte, errores de juego, falta de preparación, decisiones de los árbitros que hacen que cambien la circunstancia del juego, poniendo sin pensar a favor a un equipo.

Hay de derrotas a derrotas, hay algunas que no olvido porque tuvieron su importancia, como cuando perdimos algún campeonato, o por lo cerca que se estuvo de la victoria (con diferencia de un punto en el marcador), o porque tu archienemigo te derrotó en el campo de juego.

El coach (en futbol americano y tocho bandera)

Qué significa perder en el deporte

Tacleo en un juego de tocho bandera

Tacleo en un juego de tocho bandera

Sin duda, cuando se es novato es más común perder. No recuerdo perfectamente todos mis partidos, pero algo que sí recuerdo es que todo mi equipo se sentía inevitablemente mal después de un juego que no ganábamos, por el simple hecho de haber perdido, o en esas ocasiones especialmente dolorosas donde perdíamos y además nos paraban el partido por ir 36 — 0.

Generalmente se piensa en perder como algo negativo, en el caso de los deportes se pierden puntos que pudieron haber estado a nuestro favor en el marcador, se pierde un campeonato o la satisfacción personal de imponerse al equipo contrario, pero seguimos intentándolo, seguimos entrenando, ofreciendo más de nosotros porque el objetivo sigue siendo el mismo: mejorar para llevar a tu equipo a la victoria, para ganar con tu equipo.

Dicen por ahí, y estoy de acuerdo, que ”la practica hace al maestro”, porque una debilidad se puede convertir en fortaleza luego muchas horas de práctica.

Aunque parezca mamá hablando con dichos populares, parte importante de lo que se aprende en el tocho es la disciplina y perseverancia, valores con los que se llega lejos si sigues moviendo las piernas a pesar de las derrotas: como cuando se han perdido varios partidos durante la temporada y por alguna bendita razón de estadísticas se llega a la semifinal, y a pesar de todos los partidos perdidos se tiene una importante victoria al alcance de la mano.

¿Qué aprende un jugador de futbol americano?

Cómo una derrota en el tocho bandera puede ser casi una victoria, o viceversa

Jugadores de bucaneros y águilas se saludan al terminar el partido de tocho varonil

Quisiera contar la historia de un partido de tocho que terminó con marcador final 13 — 0.

Recuerdo que fue en un torneo hace aproximadamente un año donde perdimos contra un equipo de categoría mayor que nosotros; el marcador, como dije, fue 13 — 0 a favor del equipo contrario. Nosotros no estábamos conscientes de que nos enfrentábamos a un equipo de categoría mayor a la nuestra y simplemente jugamos.

Recuerdo que durante ese torneo el equipo contrario había anotado siempre más de 20 puntos a equipos con mayor experiencia que nosotros, de manera que haber perdido por 13 puntos fue un resultado satisfactorio, un resultado por el que recibimos incluso felicitaciones de otros coaches pues aunque hayamos perdido fue un buen juego. Las jugadoras del equipo contrario nos dijeron que éramos un equipo fuerte y que no les había sido tan fácil ganar. Así, en el marcador habíamos perdido, pero se sentía casi como una victoria.

Por el contrario, hubo una ocasión en que jugamos contra un equipo de menor experiencia que la nuestra a quien otras veces le habíamos ganado por muchos puntos. Ese juego en particular el marcador terminó 12 — 6 a nuestro favor, y sí, ganamos, pero tuvimos que reconocer que no habíamos dado lo mejor de nosotras, que jugamos sin ganas y el juego no resultó como se esperaba: el coach, durante la reunión al final del partido, mencionó que había sido una victoria para ellas y no para nosotras.

Creo que con el tiempo nos volvimos expertas en eso de las derrotas: fuimos subcampeonas muchas veces, y aunque no recuerdo cuántas veces llegamos a la final, algo que sí recuerdo es una de las primeras temporadas que jugamos: a lo largo de todas las jornadas fuimos invictas, bueno, hasta que llegó el día esperado, la final.

Con muchos nervios pero con mucha seguridad dio inicio el juego, y a pesar de que recuerdo el inicio del partido, no recuerdo qué fue lo que sucedió durante el juego (tal vez porque fue hace tiempo o porque mi mente decidió bloquearlo), sólo recuerdo que perdimos: un juego justo para el que quizá no estábamos preparadas y nuestra falta de experiencia se notó en el marcador.

El valor de pertenecer a un equipo de tochito

Aprender a perder

El final del encuentro

El final del encuentro

Según leí en algún lado que dijo Michael Jordan:

He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito.

Creo que no sólo se aprende del error que se cometió, para no hacerlo de nuevo, sino que en algún punto se aprende también a perder; pero que quede claro: no me refiero a acostumbrarse a la derrota, sino a aprender a reconocer los errores, o perder de una forma digna, porque se dio lo mejor de uno mismo en el campo, es decir, perder para seguir adelante y corregir, para superarse.

9 valores que fomenta la filosofía del futbol americano

Qué se obtiene de la derrota en el tocho bandera y otros deportes

No me avergüenza decir que perdimos, tampoco es algo de lo que haya que enorgullecerse, porque a pesar de los campeonatos perdidos, las fallas, y de los marcadores a 0, hemos aprendido de todas las derrotas.

He aprendido más del contrincante: sus fortalezas y debilidades; he aprendido de mis compañeras: cuál es la mejor forma en la que funcionamos juntas, cómo podemos aprovechar las habilidades de cada una.

Y también he aprendido del juego: técnicas y estrategias; así como he aprendido de mí misma: a tener control y mente fría a pesar de todo, conocer mis fortalezas y debilidades, entre otros detalles que salen a relucir durante la reflexión después de un partido, el flashback del partido donde los errores y las cosas que pudieron haber salido mejor se ven como iluminadas por un reflector. Tal vez esto tiene que ver con el éxito del que hablaba Michael Jordan.

5 habilidades psicológicas
que desarrolla el futbol americano

Niners a la ofensiva

Niners a la ofensiva

Cerraré con otro dicho: “Lo que no te mata te hace más fuerte”, y si no se muere durante un partido, se crece como jugador y se mejora para la próxima vez que se pisa el campo de juego.

A fin de cuentas, y aunque haya más partidos para hacerlo mejor o equivocarse y aprender más, siempre hay que jugar como si fuera el último juego donde perder no es una opción. Si el marcador no nos favorece, siempre estará el equipo, el coach y el flashback del partido, para llevarnos a dar lo mejor en el siguiente campo de juego.

Acerca de Paola Morán

Paola es estudiante de artes visuales para la expresión fotográfica en la Universidad de Guadalajara (CUAAD). Desde el 2010 juega tocho bandera. Y tiene gusto por la escritura narrativa. Colabora como blogger en Yarda35 desde el 2013 y trabaja como promotora y fotógrafa deportiva en Artefacto, agencia cultural.

Deja un comentario