Finta

El partido era una especie de ultimátum: todos estábamos en la cuerda floja, entre la banca y la titularidad.