Mi primer partido de tocho

Recuerdo los días en que lo único que sabía del futbol americano era que se trataba de un deporte en el que una multitud de hombres se golpeaban por motivos que honestamente no entendía, y claro, mucho menos sabía que algún día jugaría mi primer partido de tocho.