Técnicas básicas de recepción

Recepción de touchdown

*Recepción de touchdown

Partido tras partido vemos que los receptores, los alas abiertas, o incluso los corredores, logran unas recepciones impresionantes, hacen gala de la fuerza de sus piernas para hacer saltos que parecen imposibles, o de su concentración para permanecer dentro del campo y tratar de no pensar en que probablemente después de atrapar el balón recibirán un buen golpe de parte de alguno de los contrarios.

Pero sobre todo, hacen gala de sus manos, para lograr controlar un balazo de parte del mariscal de campo, o un balón que viene por sobre su cabeza… todo esto mientras tiene la presión de que esa recepción que está por hacer —o no— les dará el gane.

Estas son algunas de las recepciones más impresionantes en la NFL:

Hay que decirlo, no son obras de la casualidad, y aunque en algunas de ellas sí hay un poco de suerte involucrada, estos receptores practican todos los días para lograr esas recepciones. Hay una frase al respecto en el mundo del futbol americano que dice “hay qué entrenar toda la semana para tener suerte el domingo”.

Para hacer algunas recepciones como ésas, necesitamos comenzar por lo básico. En seguida presento algunas de las técnicas básicas que tendrás que entrenar para convertirte en un excelente receptor: 

Guía de la ofensiva en futbol americano

El reloj

Esta técnica es la primera que un receptor tiene que aprender, dominar y mecanizar. Se utiliza cuando el balón viene de frente y consiste en lo siguiente:

Imagina que alrededor de tu rostro existe un reloj, y tus brazos son las manecillas del mismo. En base a esto, se desencadenarán dos posiciones básicas de las manos y brazos para lograr la recepción:

Posición 1. Si el balón viene entre las 9 y las 3, en cualquier parte del hemisferio superior del reloj, los pulgares de ambas manos deberán estar juntos por sus puntas, y los índices, a su vez, deberán de permanecer juntos, también por sus puntas, formando un rombo entre estos cuatro dedos. Ambos brazos además deberán de estar estirados lo más posible hacia el balón. Observa las siguiente imagen:

Recepción reloj

*Recepción reloj

La idea general es que al intentar la recepción, la punta del balón quede adentro de ese rombo, y que la fuerza que lleva el pase haga que el resto de tus dedos se cierren sobre él.

Posición 2. En cambio, si el balón viene entre las 9 y las 3 en cualquier parte del hemisferio inferior del reloj, los dedos que tendrán que estar juntos son los meñiques de ambas manos.

En cualquiera de las dos posiciones del reloj, los expertos dicen que siempre hay que recibir el balón con los dedos y no con las palmas, de manera que la fuerza del ovoide se vea amortiguada por los mismos y así se minimice la posibilidad de que el pase rebote en las palmas, ya que estas son menos flexibles que los dedos.

Esto es justo a lo que se refieren los comentaristas y los entrenadores cuando hablan de las manos suaves de los receptores.

Además, como lo mencioné, mientras más alejadas estén las manos del cuerpo, mayor posibilidad habrá de completar la recepción. De esta manera se evita que el pase rebote en el cuerpo o en las hombreras, en caso de estar jugando equipados.

Para lograrlo es una buena idea entrenar colocándose detrás de un poste de alguna de las “Ys” del campo. El poste tendrá que estar pegado al cuerpo del receptor, mientras sus brazos están a los lados del poste. El entrenador o el quarterback, frente al receptor, le tirará algunos pases, y de esta forma lo estará obligando a mantener los brazos alejados del cuerpo.

El reloj, como técnica básica, sólo cubre la circunferencia del mismo, pero se le debe aplicar para lograr las recepciones que están tanto dentro como fuera del perímetro del círculo; básicamente para todo lo que vaya del pecho hacia arriba se usará la posición 1, y para todo lo que vaya del pecho hacia abajo, se usará la posición 2, independientemente si en la búsqueda del balón hay que saltar, lanzarse, agacharse o hacer cualquier otro tipo de ajuste, o incluso si el receptor está en movimiento.

Receptores en futbol americano:
atrapar pases, trayectorias y velocidad

La canasta

Cuando la trayectoria que tiene que seguir el receptor para la jugada requiere que corra de espaldas al quarterback, generalmente el balón le vendrá por encima de un hombro, o incluso por encima de la cabeza. Es aquí cuando se usa la técnica de la canasta.

Esta técnica consiste en tener los meñiques de ambas manos juntos, parecido a la posición 2 de la técnica del reloj, sólo que esta vez las palmas apuntan hacia el cielo, las manos estarán al nivel del pecho, más o menos, y el balón vendrá por encima de alguno de los hombros. Se recomienda que los codos estén lo más juntos posible. Observa la siguiente imagen:

Recepción en canasta

**Recepción en canasta

Mira cómo los dedos están totalmente abiertos para cubrir una mayor área y además tener más control cuando el balón caiga en la canasta. Y por cierto, justo en ese momento, habrá que acompañar el balón para controlarlo y amortiguarlo, y al final jalarlo hacia el cuerpo para completar la recepción.

Lectura para un receptor

Los errores

Además de cada uno de los pasos de las técnicas explicadas, tengo que hacer hincapié en algunos de los errores más comunes cometidos incluso por los profesionales más veteranos:

  • Quitar la vista del balón: Tan temprano como sea posible, el receptor deberá de localizar el balón con su mirada y no perderlo de vista, tratando de no revelarle la trayectoria del balón al contrincante. Dependiendo del tipo de pase, el balón viaja muy rápido, y al quitarle la vista de encima, se le puede perder la trayectoria muy fácilmente, dificultando –o incluso imposibilitando—la recepción.
  • Correr antes de completar la recepción: Este es uno de los errores más comunes, antes de asegurar el balón, el receptor intenta correr para anticiparse a los contrarios; el problema es que también se está anticipando a completar el proceso de recibir el balón. La mayoría de las veces esto terminará con el balón en el piso, en un pase incompleto, y el receptor dándose golpes de frustración en el casco.
  • Recepción de cocodrilo: Así se le llama cuando el receptor, en lugar de colocar las manos de cara al balón, coloca las palmas de las manos, abiertas, una sobre otra, como si se tratara de las fauces de un cocodrilo, para intentar atrapar el balón con los brazos extendidos, como cerrando las fauces o haciendo un sándwich con las palmas de las manos, y no usando las técnicas que se describieron anteriormente.
  • Pensar en el golpe: Siendo sinceros, una de las partes más difíciles de ser receptor es el golpe que muy probablemente vas a recibir después de atrapar el balón (cierto… a veces antes de hacerla). Sin embargo, es algo con lo que tendrás que vivir casi cada vez que el quarterback decida tirarte un pase. Con el tiempo, y algunos golpes, entenderás que es preferible recibir el golpe y hacer la recepción que nada más recibir el golpe y quedarte con las manos vacías. 

Esquineros vs. receptores

Esta es sólo una pequeña introducción a la complicada posición de los receptores, pero espero que este esbozo te ayude un poco a desarrollar tus técnicas y a dar un paso más hacia el jugador romperécords que puedes ser. Si tienes alguna técnica, recomendación o algo qué comentar, ¡por favor compártela en la sección de comentarios!

Referencias:

*Imagen vía Flickr por John Martinez Pavliga.

**Imagen vía Flickr por Paul L Dineen

 

Acerca de Hans Valencia

Nacido en Guadalajara, Jalisco, y por siempre apasionado del deporte, Hans Valencia tuvo su primer contacto con el futbol americano como jugador en 1994. Varios de esos años también fungió como entrenador de varios equipos, entre ellos equipos femeniles, e incluso tuvo actividad como jugador con un equipo de veteranos hace a penas algunos años.

Hans, o “Bola Ocho”, como le apodarían por los últimos colores que usó como jugador y el número que siempre portó en su jersey, jugó durante muchos años como quarterback titular, llevando a su equipo a ganar el campeonato local en una ocasión, y a playoffs en algunas otras ocasiones. Otros tantos años, Hans jugó como ala cerrada, siendo en una de esas temporadas el líder en anotaciones, recepciones y yardas ganadas del equipo, y peleando por las primeras posiciones en esas mismas categorías en la liga.

Deja un comentario