Torneos nacionales de tocho bandera

Corceles en el torneo CUFAO 2013

Corceles en el torneo CUFAO 2013

Como jugador o espectador, los torneos nacionales de tocho bandera son la oportunidad de ver encuentros poco frecuentes en el emparrillado y disfrutar un ambiente intenso durante un fin de semana.

¿Se han preguntado si existe algo mejor que jugar un partido de tocho y ganarlo? Pues sí, existe: jugar alrededor de siete partidos en un fin de semana y ganar.

Los torneos de tocho

Un torneo es una competencia deportiva entre varios equipos en el que sólo uno resulta campeón.

Hay torneos locales y nacionales a lo largo del año. Los torneos locales se juegan entre equipos de una misma ciudad o localidad y pueden durar un fin de semana o varios; mientras los nacionales se disputan entre equipos de distintas partes de un país y generalmente suceden en un solo fin de semana.

En México existen varios torneos de tocho bandera —femeniles, varoniles o mixtos— en distintas partes de la república, uno de los más importantes sucede en Texcoco, y en Guadalajara tenemos el Torneo Nacional de Tocho Femenil que ocurre anualmente y es organizado por la liga AFFO.

Yo he vivido tres torneos como jugadora, precisamente jugando en el Torneo Nacional de AFFFO cuya 4ª edición, por cierto, sucederá dentro de pocos días, el 15 y 16 de marzo para ser más exactos.

Qué sucede en un torneo nacional

Todo ocurre en un fin de semana; se inicia desde muy temprano y hay partidos simultáneos en diferentes campos de juego, en una misma locación, durante el transcurso del día.

Como dije, se juega con equipos de distintas partes del país: es posible que en un solo día cada equipo llegue a jugar de tres a cuatro partidos, algunos de ellos pueden ser continuos o tal vez sucedan a diferentes horas.

Puede llegar a ser muy cansado, aunque creo es más cansado tener que esperar por horas el próximo partido, pues te enfrías y tienes que soportar el sol, aunque tienes oportunidad de pasar esas horas divirtiéndote con tu equipo, puedes observar los juegos y convivir con personas que al igual que tú disfrutan y se apasionan por tocho.

Todo esto sucede en un ambiente agradable al aire libre donde no ocurre ni existe nada más que eso: el tocho. Termina la jornada y ¿qué hay al día siguiente? Más partidos de tocho.

Lo mejor del torneo

Suceden muchas cosas durante un torneo, y se sienten todavía más: desde una ligera deshidratación, hasta los deseos de ganar, o los nervios y la emoción por los resultados en las tablas, saber contra quién te enfrentarás en el próximo partido, entre muchas otras.

Todas esas emociones se juntan y nos llevan a dar todo en el campo o incluso a correr a máxima cuando no tenemos ya mucha energía, o a jugar casi en forma automática debido al cansancio.

Pero el agotamiento es lo de menos, les platico algunos de mis momentos favoritos:

1. Cuando todo comienza: el primer partido que juegas a las 8:00 AM con tu energía al 100% (bueno, como al 80%, porque es sábado y tuviste que despertar a las 6:00 AM).

2. El momento que vuelves a observar las tablas para ver los resultados y te das cuenta que has llegado a la semifinal, incluso con algunas derrotas.

3. Ganar la semifinal por sólo tres puntos y en muerte súbita (en realidad no es de lo mejor, casi termina en ataque cardíaco).

4. Jugar la final. Nada como la satisfacción de llegar a la final después de tanto  sudor, caídas, juegos perdidos, gritos de tu coach y alguna que otra lesión.

5. Ganar la final con tu equipo que apenas puede mover las piernas. Claro, llegaste, pero ahora tienes que jugarla para ganar, y no resulta cosa fácil después de dos días de desgaste físico e interminable sol.

6. El momento en el que sacias tu hambre (con pizza) después de haber corrido constantemente por más de tres horas.

7. Y nada mejor para finalizar el torneo: más tocho. Después de haber tenido alrededor de ocho juegos en dos días, poder jugar un partido (no oficial, casi sin reglas) con otros equipos, donde todo mundo, hasta tu coach, participa (sólo por unos minutos porque se tironea en medio juego).

Después del torneo

La experiencia del trofeo y la victoria no es la que se lleva uno siempre. De los tres torneos en los que he jugado estoy satisfecha al decir que perdimos dos y ganamos uno.

Se dice que de los errores se aprende, es cierto: no llevarnos el primer lugar no significa que no ganemos, si algo nos deja el participar en un torneo nacional, además de una mejor condición, es el aprender de equipos nuevos con los que no se juega usualmente: la experiencia nos lleva a crecer deportivamente y mejorar nuestras habilidades, o usar más nuestra concentración cuando el cuerpo ya no responde, aunque yo diría que lo mejor de los torneos nacionales es la diversión de tochear con tu equipo y ver los juegos.

Fotografía por Paola Morán para Yarda35.

Acerca de Paola Morán

Paola es estudiante de artes visuales para la expresión fotográfica en la Universidad de Guadalajara (CUAAD). Desde el 2010 juega tocho bandera. Y tiene gusto por la escritura narrativa. Colabora como blogger en Yarda35 desde el 2013 y trabaja como promotora y fotógrafa deportiva en Artefacto, agencia cultural.

Deja un comentario